Columnas de opinión

08/07/2013

Poco serio

La ACTC sigue tratando de emparejar al TC con cambios reglamentarios en medio de la temporada, algo que no hace otra cosa que empeorar su imagen.


En 76 años de historia del TC, difícilmente haya un récord como el que impuso la actual Comisión Directiva de la Asociación Corredores Turismo Carretera. Porque no es algo menor eso de tener  un reglamento técnico cada dos carreras.


Todo comenzó a fines del año pasado cuando se decidió “darle” ciertas ventajas a Ford para que recuperara el protagonismo que había perdido. A partir de ahí, hubo una serie de idas y venidas que hicieron que el tema del reglamento fuese más importante que las carreras.


A las modificaciones aprobadas para Ford, le siguieron otras pequeñas ayudas para Dodge y Torino. Chevrolet, en cambio, quedó relegado. Algo que se nota en cada fecha. Pero aunque los resultados hablaban a las claras de una desventaja, desde la ACTC siempre tuvieron otro discurso: la falta de trabajo de los equipos y preparadores de la gente del Moño Dorado.


Sin embargo, a poco de comenzar la segunda mitad del torneo, la realidad les cayó encima. Por eso Chevrolet recibió algunas variantes que, en principio, prometen devolverle al camino del éxito.


Lo cierto es que con todo esto la ACTC perdió la credibilidad que tanto le había costado recuperar. Porque por más que exista ese artículo que permite modificar las reglas con el torneo ya empezado, no es serio tantos cambios, ni tampoco tanto ensañamiento. Porque hasta no hace mucho, a los pilotos de Chevrolet les recomendaban ir al psicólogo…


De una vez por todas, los directivos se deben dar cuenta que tanto manoseo no es bueno para nadie. Porque todos queremos que el TC sea noticia por tener carreras peleadas y justos ganadores.


PorDiego Durruty