Columnas de opinión

18/03/2013

Haz lo que yo digo…

El cambio de cronograma del Top Race en Alta Gracia atentó contra lo que quiere lograr la categoría: más espectáculo


En la primera carrera del año del Top Race en Rosario, Alejandro Urtubey, presidente de la división, había sido muy crítico con la actualidad del automovilismo argentino. Básicamente, por la falta de espectáculos que suelen dar las categorías. Las palabras del salteño no fueron una novedad. Ya que el mismo discurso tiene Pablo Peón, su par del STC2000.

Pero en Alta Gracia, donde el TR y sus divisiones teloneras metieron segunda, la realidad se contrastó con los dichos de Urtubey. La decisión de extender el cronograma del TRV6 a tres días no parece ser un buen paso en busca de mejorar el espectáculo, ya que la actividad de las categorías fue escasísima y favorecieron al aburrimiento del público (sobre todo viernes y sábado), porque el espectáculo no necesariamente son carreras luchadas el domingo. En la jornada sabatina, por ejemplo, los pilotos de la mayor -el plato fuerte del weekend- solo dieron ocho vueltas al disputar el Sprint o el Súper Sprint…

Las voces se alzaron y fueron muchos los pilotos que criticaron este nuevo cronograma, que se modificó para tratar de conformar a los equipos del Series y Junior, que pedían un cambio para reducir sus costos (otro problema generalizado en el automovilismo). Sí, el afán de conformar a algunos resultó una complicación para otros, principalmente para los equipos que sólo hacen TRV6 y que pagaron el precio de un día más a sus presupuestos.

No sería de extrañar que para la tercera fecha de la temporada, que se realizará en Nueve de Julio, la cosa vuelva a modificarse y que el V6 tenga otra vez actividad sábado y domingo. Porque, como se vio, en el Top Race parecen escuchar a los pilotos y sus opiniones son tomadas en cuenta como lo que son: críticas constructivas…

El cronograma de Alta Gracia fue un desacierto porque, de algún modo, fue en contra a lo predicado por Urtubey: más espectáculo. Tal vez la revancha llegue en la próxima cita porque habrá cambios de neumáticos obligatorios, un condimento que -a priori- parece asegurar el show que tanto se quiere lograr.

PorDiego Durruty