Columnas de opinión

30/10/2012

Un llamado de atención

El Turismo Carretera se presentó en Buenos Aires ante menos de 10.000 espectadores. ¿Consecuencia de un reglamento manoseado?


Cada vez que el Turismo Carretera se presenta en el autódromo de Buenos Aires es una fiesta. Es que el buen marco de público genera un ambiente de celebración que a veces pone en un segundo plano lo que sucede en la pista.

Pero eso no ocurrió el último domingo. En las tribunas no hubo más de 10.000 personas. Sí, una cifra ínfima si se tiene en cuenta que la media de asistencia del TC en el circuito porteño suele ser superior a los 35.000 espectadores con picos de 60.000, como ocurrió hace dos meses durante la celebración de los 75 años de vida de la categoría.

Es verdad que fue fin de mes. Es verdad que había un River-Boca. Pero también es verdad que la general costó 180 pesos y que el estacionamiento, 100. Precios que poco tienen que ver con un “automovilismo para todos”.

A eso se suma otra cosa. El malestar del público por el constante manoseo al reglamento, algo que reflejan en cuanto medio les permite expresarse libremente. Incluso algunos pilotos así lo entendieron. El propio Mariano Werner, que se fue victorioso de esta cita, dijo que la falta de público podría deberse a ese malestar. Aunque dejó claro que para él las modificaciones fueron acertadas y que, en todo caso, la culpa de que la gente piense lo contrario es de aquellos pilotos que se encargaron de vociferar que los cambios fueron injustos…

Como sea –y aunque esté avalado en el reglamento- variar las reglas del juego a mitad de temporada le saca transparencia a la categoría. Lo mismo que cierto favoritismo hacia algunos pilotos que cometen faltas y que no son medidos con la misma vara…

Sería ideal que la ACTC analice lo sucedido y que no busque excusas como la altura de mes o la realización de un partido. No puede ser que la categoría más popular de la Argentina, la que tiene 75 años de historia, haya llevado menos de 10.000 personas al Autódromo. Más que nada porque en la semana hizo una fuerte promoción que incluyó la aparición de varios pilotos en programas del “prime time” de la radio y la TV. Algo falló. Algo está pasando. Es tiempo que se den cuenta de ello.

PorDiego Durruty