Actualidad

22/04/2019

Las obras en la Catedral

Se refuerzan las medidas de seguridad del Oscar y Juan Gálvez en busca de conseguir la homologación Grado 3 de la FIA. Además, otros temas para su futuro.

Reconforta llegar al Autódromo de Buenos Aires Oscar y Juan Gálvez y ver hasta ocho máquinas trabajando. Las obras comenzaron en febrero y continúan para mejorar las medidas de seguridad con el objetivo de conseguir en julio la homologación Grado 3 de la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

CORSA visitó a la Catedral del automovilismo nacional de pista y puede afirmar que se trata de los trabajos más importantes en los últimos 25 años. Las anteriores tareas de semejante magnitud se realizaron en 1994 cuando el escenario porteño se preparó para recibir a la Fórmula 1 en 1995.

Según dijeron las autoridades a cargo, el presupuesto (no se informó un número) salió de la autogestión por eventos en el predio. Y aunque es acotado permitió llevar a cabo estos trabajos. Desde diciembre de 2018 se han buscado precios para economizar lo máximo posible las tareas y que el dinero disponible pudiese rendir de la mejor forma.

Los boxes fueron todos pintados.

Los boxes fueron todos pintados.

En cuanto a las obras, se está completando un muro perimetral (800 metros) con un enrejado que arranca a la altura de Ascari y llega hasta la Horquilla, cubriendo también la tribuna de ese sector. Allí se renovó toda la cama de leca (13.000 m2) y se colocaron nuevos neumáticos. Estas medidas van a permitir, por ejemplo, que en un vuelco como el que tuvo José Savino en los 1.000 Kilómetros de TC de 2017 (pasando el Tobogán), el auto no salga del área perimetral. También que ante una situación como la que tuvo ese mismo año Agustín Canapino con el Top Race, cuando se quedó sin frenos, no embista las gomas de forma fuerte. Es decir, la renovada cama de leca debería contener el auto y aminorar la velocidad para minimizar un golpe contra los neumáticos. También hay nuevos muros en la zona entre el último sector opuesto (antes de llegar a la Horquilla) y el ingreso a la recta principal y en el túnel para evitar que un auto caiga como pasó con el brasileño Walter Salles en el Stock Car en 2006.

Asimismo, se cambiaron todos los muñecos de gomas y se ampliaron los pianos con 1.600 metros cuadrados. Se niveló el terreno y los pilotos ahora tienen una mejor visión a la hora de encarar una curva. A su vez se aró la tierra y se ganó espacio para colocar camas de leca en la zona del Talud. Se están cambiando todos los guardarrail y se han colocado nuevos como en el ingreso a los mixtos del Circuito 8 y el Circuito 5.  

Todas estas variantes fueron pedidas por César Bertrand Merino, representante de la FIA en Latinoamérica y encargado de supervisar los autódromos. El emisario de la entidad madre solicitó las medidas de seguridad en noviembre pasado y estaría retornando en julio. Allí, requerimiento mediante el Automóvil Club Argentino (ACA), se pedirá la homologación Grado 3 y el Coliseo, por ejemplo, podría recibir una fecha del WTCR.

Los paredones para mejorar la seguridad.

Los paredones para mejorar la seguridad.

Cabe destacar que en 2017 se hizo una labor que no se aprecia, pero que tiene que ver con la infraestructura como las conexiones eléctricas y de agua que no se tocaban desde 1994. A su vez comenzaron tareas de pintura que continuaron este año, en los boxes en particular. También hace dos años se techaron los corporativos que están en los extremos de las plateas y se pusieron los muros en la zona de la recta del fondo, del lago y Salotto. En 2018 también se hicieron obras hídricas, que siguieron este año. Sobre la repavimentación, este año no es posible por un tema de presupuesto. 

A todo esto hay que sumar los nuevos accesos que se hicieron en los últimos meses. De momento hay tres, en el ingreso a los boxes, uno en las plateas y otro para el área de las gradas generales desde la número cinco en adelante. Esto es porque las 41 hectáreas entre las tribunas y la Avenida Roca serán urbanizadas, según indica el fideicomiso a 25 años de la “Ley Autódromo”. La empresa que ganó la licitación pública es Madero Harbour, que es especializada en obras inmobiliarias. No está definida la fecha estimada del comienzo de esas tareas.    

Respecto de eventos nacionales, está confirmada la fecha del Súper TC 2000 con sus 200 Kilómetros el 10/11, que completará la “Semana de la Velocidad en Buenos Aires” con la cita del TC 2000, el 3/11. Se está hablando con la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC), pero no para que el TC termine su campeonato. Según la pagina web de la entidad teceísta, sacando la última fecha, la otra que no tiene escenario confirmado para la popular categoría es el 8/9 en el inicio de la Copa de Oro…    

Las obras comenzaron en febrero.

Las obras comenzaron en febrero.

Otro punto importante es cómo se van a manejar los requerimientos de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), un órgano independiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) que se encarga de habilitar lugares para eventos de presencia masiva de público. Ya en su momento la AGC puso en jaque los 200 Km de Buenos Aires por diferentes incidentes relacionados con la seguridad. Acá no se discute la autoridad de este ente, aunque no se puede comparar un lugar cerrado como un teatro o un boliche con el predio más grande que tiene la ciudad con 180 hectáreas y siendo un lugar abierto. Esto hay que aclarar, excede a los responsables del Autódromo. Y como no se puede cambiar la ley que regula la AGC de la noche a la mañana se buscarán permisos especiales que permitan flexibilizar la actividad en los fines de semana. 

El panorama actual del Autódromo de Buenos Aires Oscar y Juan Gálvez es el más concreto de los últimos años. Hay que tener los pies sobre la tierra. La nostalgia y la ambición desmedida no le deben ganar a la realidad. El contexto económico del país no permite soñar con obras faraónicas para una eventual vuelta de la Fórmula 1. Pero lo más importante es que las carreras ya volvieron este fin de semana (Copa Porsche GT3 Cup Argentina) y seguirán casi todos los fines de semana de 2019.


¿QUÉ PASA CON EL MIDGET?

Las obras en el autódromo porteño perjudicaron la habitual actividad veraniega del Midget. El motivo fue que la pista, que está sobre la Av. Roca casi llegando a la Av. Escalada, se utilizó como acceso para las maquinarias. Por ese motivo no hubo acción en los últimos meses. Las autoridades del Autódromo afirman que la pista no será desmantelada y quieren que siga la actividad. Como se retrasaron esos trabajos les ofrecieron a los responsables de la categoría arrancar su campeonato más tarde, algo que no fue aceptado. Por el momento el Midget Metropolitano no está corriendo. Ojalá que en el verano 2019/2020 vuelva la fiebre de los sábados por la noche.

 

PorDarío Coronel