Actualidad

13/11/2018

Guido en el recuerdo

A siete años del fatídico accidente que le costó la vida a Guido Falaschi, repasamos testimonios de aquellos que lo conocieron y mucho.

En un nuevo aniversario de la muerte de Guido Falaschi, rememoramos la recopilación de testimonios realizada por CORSA cuatro años atrás, cuando decidimos recordar al santafesino a través de algunas de las personalidades del deporte que llegaron a conocerlo y mucho.

“Cuando vi el golpe sentí algo en mi corazón y automáticamente pensé lo peor. Me dolió el impacto. Es difícil de explicar, imposible de transmitir. Lo que pasa es que uno dice estas cosas y parece que quiere figurar o buscar protagonismo pero es lo que sentí. Ahí presagié lo peor. El accidente de Guido lo vi por televisión y pese a la distancia el golpe lo sintió mi cuerpo. La de Balcarce fue la primera carrera a la que yo falté con el Sportteam en la pista y hoy me sigo preguntando porqué”, nos contó Sergio Polze, quien tuvo a Guido en su equipo en la Fórmula Renault y también en el Top Race V6.

Otro con el que también Falaschi compartió muchas horas en los autódromos fue Gabriel Furlan, dado que con el GF Racing el santafesino fue campeón de la Fórmula Renault en 2008. “Guido tenía el don. Era extremadamente rápido arriba del auto. Lo sabía y se confiaba con eso. Como a la mayoría de los dotados, no le gustaba mucho el madrugón para ir al gimnasio. Pero el amor por los autos era más grande así que allá iba. Fui un convencido toda mi vida de que cuando al talento natural, ese que viene de fábrica, se le agrega conocimiento y dedicación, el producto final es un Campeón. Y eso fue Guido Falaschi”, rememora el ex piloto.

Conterráneo de Las Parejas, y generacional, Facundo Ardusso tiene un recuerdo todavía más lejanote Guido. “Compartimos muchas cosas cuando éramos chicos. Estábamos todo el día juntos. Vivíamos a una cuadra de distancia. En el trayecto para ir a la escuela Guido tenía que pasar por donde vivía yo, que era la casa de mis abuelos. Él pasaba todas las mañanas y nos íbamos juntos. Salíamos de la escuela y de nuevo volvíamos juntos. Y a la tardecita íbamos juntos a fútbol porque jugábamos en el mismo club. Y en el medio, en las tardes, hacíamos muchas travesuras. Un clásico era salir a ‘jugar’ al ‘ring raje’ en el horario de la siesta. Él era muy travieso, pero muy, y me contagiaba. Yo no era un santo, pero él me llevaba. Éramos una bandita de amigos brava”, cuenta Facu.

En tanto, Alejandro Saparrat, por entonces miembro del HAZ Racing Team, equipo que tenía al parejense como piloto, también hace un racconto de cómo era el Gordo. “Yo empecé a trabajar con Guido en una prueba aerodinámica que el equipo hizo antes del comienzo del torneo 2011. Fue en 9 de Julio. La primera sensación que tuve fue que era un loco piola. Enseguida tuvimos muy buena onda con él. Para la cuarta fecha, en Neuquén, Javier Ciabattari me pide que le vaya a dar una mano a las carreras de TC, entonces ahí arranco a trabajar con Guido. Él nunca perdía la calma”, recapitula el técnico.