Actualidad

18/10/2018

Sueños argentinos

Ricardo Juncos espera una respuesta por la fecha de la IndyCar en el país. También recibió a Agustín Canapino y anhela tenerlo en las 24 Horas de Daytona.

Octubre trae dos grandes desafíos para Ricardo Juncos. El team-manager argentino radicado en los Estados Unidos define un tema importante y comienza a gestionar otro. Se trata de la posible fecha de la IndyCar en la Argentina y la puerta que se le abre a Agustín Canapino para poder debutar en las 24 Horas de Daytona de 2019.

Respecto de la eventual visita de la categoría de monopostos más importante de Norteamérica, Juncos estuvo en el país hace un mes y se reunió con funcionarios estatales. Primero con alguien del equipo de Diego Santilli, Vicefeje de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y luego con un integrante del Poder Ejecutivo Nacional.

Ricardo puede aguardar una respuesta hasta finales de octubre, ya sea si el evento se cubre con presupuesto estatal, con empresas privadas o si hay una negativa de su propuesta, algo que por estos días predomina. CORSA anticipó que la fecha planteada es a partir de 2020, con un costo de 5,5 millones de dólares por año, en un contrato por tres temporadas. Sería la apertura del calendario, a fines de febrero o principios de marzo. El monto incluye los derechos de retransmisión televisiva de la IndyCar a nivel local en la temporada previa y durante la extensión del contrato. También la difusión del turismo argentino en las carreras de la categoría que disputa las 500 Millas de Indianápolis.

16,5

Son los millones de dólares que costaría el regreso de la IndyCar a nuestro país.

Cabe recordar que por 500.000 dólares adicionales se garantiza la presencia de un piloto argentino en la carrera, cuyo escenario sería en Buenos Aires. De hecho Juncos, dueño de un equipo que participa en la IndyCar, Indy Lights y Pro Mazda, visitó el Oscar y Juan Gálvez y se llevó una buena impresión por lo que no serían necesarias obras importantes. Ricardo retornó a USA y aún no tuvo novedades.

Aunque cruzando el “charco” sí mostraron interés concreto. La Única pudo saber que emisarios del gobierno uruguayo se pusieron en contacto con la IndyCar para tener una fecha. El tema estaría avanzado y la sede que suena es un callejero en Punta del Este. Cabe recordar que el charrúa Santiago Urrutia busca ingresar a la categoría en 2019. El piloto coloniense terminó su tercer ejercicio en la Indy Lights donde completó el podio en el campeonato. El corredor de 22 años desde 2012 tiene apoyo de la petrolera estatal ANCAP. 

Por otro lado, durante su paso por nuestro país Juncos también se reunió con relevantes pilotos nacionales para comenzar plasmar otro gran sueño suyo: que un argentino corra en su escuadra. La posibilidad es en las 24 Horas de Daytona de 2019, donde el Juncos Racing debutará con un prototipo Cadillac DPi-VR. Uno de los compatriotas con los que habló es Canapino, que este martes probó en el simulador de Dallara el Cadillac que correrá en Daytona.

Juncos estuvo en el test que fue frente a su taller en Indianápolis y elogió al arrecifeño. “Siempre supe que Agustín era muy bueno, pero no me imaginaba tanto. Lo que hizo fue increíble, nunca lo vi y lo digo con mi experiencia de ver pilotos de IndyCar, tanto de mi equipo como de otros en el mismo simulador. Todos nos quedamos sin palabras por cómo maneja, por su capacidad técnica y el feedback que tiene. Nos aportó definiciones que al compararlas con la adquisición de datos coincidían totalmente. Me dio todo lo que yo necesitaba y mucho más. Fue una ventaja contar con él, una experiencia única. Sin dudas valió la pena. Sería un sueño tenerlo corriendo con nosotros en Daytona, pero eso va más allá del simulador”.  

Juncos estuvo presente en la prueba realizada por Agustín Canapino en el simulador de Dallara.

Juncos estuvo presente en la prueba realizada por Agustín Canapino en el simulador de Dallara.

Para ser uno de los tres pilotos en el equipo de Juncos en Daytona se requieren 250.000 dólares. Como Cadillac forma parte de General Motors se buscaría que el grupo empresario con sede en el Mercosur a cargo del argentino Carlos Zarlenga (de buena relación con Canapino) pueda solventar el gasto para la presencia del Titán. Zarlenga ya hizo debutar a Agustín en el Stock Car de Brasil en la Carrera del Millón, el pasado 5 de agosto. El arrecifeño (28 años), que renovó su vínculo con Chevrolet hasta 2020 en el Súper TC 2000, no tendría problemas de calendario ya que el evento estadounidense será entre el 26 y 27 de enero de 2019. 

Por ahora es difícil el panorama para la vuelta de la IndyCar al país (corrió en Rafaela en 1971). Sobre el tema hasta fin de mes Ricardo Juncos puede aguardar una respuesta. Pero la contrapartida es la puerta que se le abre a Agustín Canapino y la chance de estar presente en las 24 Horas de Daytona.

PorDarío Coronel