Actualidad

29/06/2018

Sueño cumplido

Billy Monger, a un año y dos meses del accidente por el que le amputaron las piernas, giró en un monoplaza de Fórmula 1.

A poco más de un año del pavoroso accidente que sufrió mientras disputaba una competencia de la Fórmula 4 Británica, Billy Monger cumplió uno de sus sueños: manejar un Fórmula 1. El británico, de 18 años, fue sorprendido el pasado martes en el Rockingham Motor Speedway, a donde se dirigía creyendo que iba a ser parte de una sesión de ensayos con otro tipo de vehículos.

Lo cierto es que se terminó subiendo a un Sauber C30 del 2011, propiedad de la empresa Heritage F.1, encargada de restaurar monoplazas históricos de la Máxima. El mismo contó con un volante especial, el cual se adaptó a las necesidades del joven, que perdiera las piernas tras el mencionado accidente.

“Definitivamente no era algo que pensaba hacer en este momento, pero tenía la sensación de que algo pasaba, porque mi familia no actuaba de manera normal”, comentó Monger. Sobre la prueba, el actual piloto de la Fórmula 3 Británica manifestó que “me subí a un monoplaza que es totalmente diferente con respecto a lo que manejo actualmente”.

La prueba se realizó como parte de un programa de la cadena Sky Sports, a estrenarse este fin de semana en ocasión del Gran Premio de Austria de F.1. Tras el ensayo, en el que completó 12 vueltas, Monger reconoció que quedó impactado especialmente por “las zonas de frenado, que son más cortas, y la mayor velocidad en curva”.