Actualidad

29/06/2018

Otra marca histórica

Porsche, de la mano del 919 Hybrid Evo, logró batir el récord de vuelta del Nürburgring-Nordschleife, mejorando en casi un minuto lo hecho por Stefan Bellof hace 35 años.

Tal como sucediera en Spa-Francorchamps hace poco más de dos meses, el Porsche 919 Hybrid Evo quedó en la historia grande de uno de los circuitos más imponentes del mundo: nada menos que el Nürburgring-Nordschleife.

El plan de la casa alemana, que tuvo como fin utilizar una evolución (sin restricciones reglamentarias) del modelo con el que se adueñó de los últimos tres certámenes del Mundial de Resistencia (WEC) en distintos escenarios del mundo, para así lograr el récord de vuelta absoluto en cada uno de ellos, fue realizado con éxito en el mítico escenario alemán de 20.830 metros.

A diferencia de lo hecho en Bélgica (donde condujo Neel Jani), esta vez fue Timo Bernhard el encargado de subirse al 919 Hybrid Evo. El bicampeón del WEC (2015 y 2017) mejoró en casi un minuto la marca establecida por Stefan Bellof en 1983, cuando al mando del Porsche 956 C logró en los entrenamientos para los 1.000 Kilómetros de Nürburgring completar el extenso giro en 6m11s13.

Esta mañana, el alemán lo hizo en 5m19s546, siendo nada menos que 51s584 más veloz que su recordado compatriota, con un vehículo cuya potencia máxima llegó a los 1.160 CV. Vale mencionar que ambos tiempos se realizaron sin recorrer el trazado Grand Prix, que por ejemplo el WTCR también utiliza en su visita anual al Infierno Verde.

 

LA VUELTA DEL RÉCORD, A BORDO: