Actualidad

21/03/2018

Con el peso de la ley

Se firmó el fideicomiso del Autódromo de Buenos Aires. En este informe, las obras previstas y sus plazos.

El Autódromo Oscar y Juan Gálvez de Buenos Aires cumplió el pasado viernes 66 años y lo celebró de una manera especial: con el inicio formal del fideicomiso, la base de una nueva etapa. La firma del mismo se concretó el pasado jueves 1 de marzo, aunque en los hechos el GCBA ya había tomado el control en octubre del año anterior.

La ley Proyecto Villa Lugano, número 5.732 fue sancionada el 7/12/2016. Mientras que la norma que busca la recuperación del Autódromo fue reglamentada el pasado 7/2 mediante el decreto Nº 049/018 y por ende está en condiciones de ser cumplida.

Respecto de las obras para 2018, hay un Plan A que consiste en la edificación del Race Control, ampliación de los boxes, mejoras en las medidas de seguridad, accesos y en los VIP. No se tiene previsto una repavimentación y todavía no se definieron los trabajos para el Curvón Salotto, en función del anegamiento sufrido tras una fuerte lluvia en octubre pasado. El Plan B es menos ambicioso y con menos cantidad de obras. Todo depende del presupuesto que disponga el GCBA, aunque no trascendió el monto requerido para una u otra planificación. La respuesta se sabrá a fines de marzo, a más tardar.  

Acerca de las tareas para la urbanización de las once manzanas ubicadas detrás de las tribunas, en dos semanas se iniciaría el llamado a licitación y en dos meses se abrirían los sobres y se sabrá cuál es la empresa que se quedará con esas obras, que comenzarían entre 60 a 90 días más tarde. Se dará prioridad a la celeridad y costos en las tareas. La firma a cargo definirá, entre otros temas, qué pasará con las pistas de karting y la de midget. La idea es que ambas se conserven. La de los karts, en el peor de los casos, podría trasladarse a otro sector del predio de 180 hectáreas, el más grande de la Ciudad.

Cabe recordar que la urbanización es la base del fideicomiso que durará 25 años y cuya administración económica estará bajo el ala del Banco Ciudad. Las empresas privadas que se involucren, en su mayoría automotrices y otras ligadas al mercado automotor, tendrán beneficios impositivos y explotarán de forma comercial las 41 hectáreas entre las gradas y la Avenida Coronel Roca. También a largo plazo su inversión ayudaría a mejorar las instalaciones del Autódromo.

En lo concerniente al corto plazo, la Agencia Gubernamental de Control (AGC) habilitará de manera mensual el predio para evitar inconvenientes sobre la hora, como ocurrió en los algunos casos en 2016 y 2017. Sin embargo, el GCBA aspira a tener un permiso anual. 

Además de lo que fue la apertura del certamen del Súper TC2000 el pasado fin de semana, otros eventos nacionales confirmados son las visitas del Top Race y la Copa Truck de Brasil (16/09), el TC 2000 y el Turismo Pista (01/07) y, nuevamente, el STC2000 para disputar los 200 Kilómetros (4/11). Se conversa para albergar otra vez los 1.000 Kilómetros del Turismo Carretera el 19/08 y lo mismo para ser escenario de una fecha del Turismo Nacional (no tiene definido los autódromos del 17/06, 08/07 y 21/10).

En función de los trabajos y una posible inversión millonaria para acondicionar el Autódromo para Grado 1 de la FIA y estar habilitado para recibir otra vez a la Fórmula 1, desde el GCBA negaron un acuerdo de ellos o el Gobierno Nacional con el empresario Arturo Rubinstein y Fenix Entertainment para entregarle una suma millonaria de dólares. Pero sí admitieron las gestiones privadas para la recuperación de la fecha, algo que Sean Bratches, Director Comercial de la Máxima, le confirmó a CORSA en el último Gran Premio de Brasil, aunque sin dar los nombres de los promotores interesados.

Se inició de manera formal una nueva etapa para el Coliseo porteño. Todo en el marco de una norma que prevé un desarrollo urbanístico, pero también la recuperación definitiva del área deportiva. La ley está vigente y el GCBA tendrá la responsabilidad de hacerla cumplir.

PorDarío Coronel