Actualidad

12/07/2017

Se viste de gala

Siguen las obras en el Oscar y Juan Gálvez de cara al festejo de los 80 años del TC. En este informe, el estado de los actuales trabajos, los proyectos para los próximos meses y más detalles del fideicomiso.

Arriba: trabajos en plateas (izq.) y tribunas generales (der.). Abajo: el Circuito 12, con nuevas defensas y leca en salida de la Ese del Ciervo (izq.) y muros que bordean el final de Salotto (der.).

Comenzó la cuenta regresiva para los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires, carrera en la que el Turismo Carretera celebrará sus 80 años el 6 de agosto (un día después de su verdadero aniversario). CORSA profundizó sobre los detalles de cómo continúan las obras en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez para la gran fiesta teceísta y también cuáles son los trabajos planificados para los próximos meses. 

Se terminaron las tareas en la zona más veloz del Circuito 12, ahora rodeada de muros, gomas enzunchadas y camas de leca. Lo que sigue es terminar de poner butacas en las dos plateas que están a ambos lados del Palco de Honor llamado José Froilán González. Esas tribunas lucirán un tricolor amarillo, blanco y celeste, los mismos que se verán en su parte trasera. La labor de pintura se está efectuando en otros sectores como el muro posterior a las gradas.

Izquierda: las tribunas 5 a 15 aún no fueron pintadas en su totalidad. Derecha: otra vista de vía de escape de la Ese del Ciervo.

Izquierda: las tribunas 5 a 15 aún no fueron pintadas en su totalidad. Derecha: otra vista de vía de escape de la Ese del Ciervo.

La Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC) sigue de cerca el panorama y también preparará el escenario porteño para su gran gala. “Se trabaja en las medidas de seguridad del circuito. Se ve todo muy bien. La prueba que hicimos con el auto laboratorio fue satisfactoria y no será necesario otro ensayo. Comenzó la venta de entradas y se habilitará todo el predio. También pondremos tribunas tubulares cerca de los boxes y del centro médico”, explicó Roberto Argento, responsable de la Logística y Seguridad en la ACTC, en diálogo con La Única. “El sábado 5 de agosto esperamos entre 45.000 y 50.000 personas, ya que el TC Pista tendrá sus series y final y también habrá dos carreras de la Porsche GT3 Cup Challenge de Brasil. El domingo estimamos 60.000 espectadores”, anticipó Argento.

Para saber más sobre los trabajos en el autódromo porteño de cara a este evento, CORSA se reunió con representantes del Ministerio de Modernización, Innovación y Tecnología del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA), sector encargado de las obras. Con presupuesto estatal, aparte de lo mencionado, ya se modificaron los ángulos de los guard-rails, se reacondicionaron pianos, defensas y alambrados perimetrales y se repavimentó y mejoró el acceso a los boxes.  

Se trabaja en el reacondicionamiento de la parte trasera de las plateas, pintándolas (der.) y creando la nueva Plaza de Honor (izq.)

Se trabaja en el reacondicionamiento de la parte trasera de las plateas, pintándolas (der.) y creando la nueva Plaza de Honor (izq.)

Tras la carrera de TC se proyectan mejoras en la entrada principal, la parte superior de los VIP, en los extremos de las plateas, el estacionamiento, los baños, el túnel peatonal (se decorará con fotos históricas), escaleras, podio, torre de control, el tanque de agua y el resto de las tribunas. Además, se creará la Plaza de Honor, que se ubicará en lo que era la fuente detrás de las plateas. También, en el sector posterior de las tribunas, se pondrán murales con referentes históricos como los hermanos Gálvez, Juan Manuel Fangio, José Froilán González, Carlos Alberto Reutemann, Luis Rubén Di Palma y Juan María Traverso, entre otros. 

Además, sigue en pie la idea de construir un Race Control, aunque resta definir si estará en la actual torre de control, que sería remodelada, o sobre el sector superior al lado del podio. Respecto de la pista, si bien en 2011 se repavimentaron las dos rectas del fondo y el Curvón Salotto, no está pautada la misma labor en el resto de los circuitos. 

Con estas mejoras se pedirá la homologación Grado 2 de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), que permite recibir a todas las categorías internacionales menos a la Fórmula 1.

Arriba: el antes y el después de las plateas. Abajo: cómo quedaría la zona trasera de las mismas.

Arriba: el antes y el después de las plateas. Abajo: cómo quedaría la zona trasera de las mismas.

Cabe recordar que a raíz de la ley Proyecto Villa Lugano, sancionada el 7/12/2016 y que sigue reglamentándose, la intención del GCBA es comenzar en agosto con el fideicomiso, que será a 25 años y administrado por el Banco Ciudad. Se trata de la urbanización de las 41 hectáreas, parte de ellas ubicadas detrás de las tribunas, donde empresas privadas, que tendrán beneficios impositivos, podrán montar sus locales para transformar esa zona en un polo automotor. 

Con esta medida se busca la integración social y generar 3.000 puestos de trabajo eventuales por la ejecución de la obra y después 10.000 permanentes por la instalación de comercios. 

En esa zona, un boulevard será la arteria principal que irá desde el arco de ingreso hasta la Avenida Escalada. Se sumarían las terminales que hoy están en las categorías nacionales y otras extranjeras que venden sus autos en nuestro país. 

Respecto de la edificación de ese sector, primero se llamará a licitación y las obras arrancarían a principios de 2018. El plazo para su ejecución es de uno a tres años, hasta la zona detrás de las plateas (11 manzanas), y de cuatro a ocho en el resto del perímetro. Una de sus construcciones, pegada al ingreso principal, sería una torre de 64 metros de altura, de entre 15 a 20 pisos, que podría ser el área administrativa del circuito o bien un hotel. 

De ésta manera quedaría distribuido el predio, de acuerdo a la ley Proyecto Villa Lugano.

De ésta manera quedaría distribuido el predio, de acuerdo a la ley Proyecto Villa Lugano.

La inversión que hagan los privados se destinaría a trabajos a largo plazo en el Autódromo. Para esa etapa hay un boceto inicial en los boxes para ampliar los sectores VIP y trasladar la sala de prensa sobre lo que hoy es la terraza.   

Vale aclarar que más allá del fideicomiso y la administración del Autódromo a cargo del GCBA, por cinco años la negociación de eventos seguirá por cuenta de la Asociación Argentina de Volantes (algunos de sus integrantes compraron en 2016 la mayoría de las acciones de la empresa que tenía la concesión privada del Hermanos Gálvez). En tanto que el Estado porteño mantendrá los puestos de trabajo de los actuales empleados y verá qué otras áreas del escenario serán necesarias reforzar.

Mientras siguen los preparativos para la gran fiesta del TC, en la que el Autódromo Oscar y Juan Gálvez se vestirá de gala, se profundiza la etapa de transición en la Catedral con la proyección de obras a mediano y largo plazo. Enhorabuena.

 

Fotos: Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y CORSA.

PorDarío Coronel