Actualidad

07/06/2017

Sensaciones encontradas

Robert Kubica se mostró “orgulloso” por el esfuerzo hecho para probar un F.1 tras su accidente, aunque también reconoció que su rendimiento “demostró todo lo que perdí”.

El volver a manejar un Fórmula 1 luego de su accidente, acontecido hace seis años, le dejó sensaciones encontradas a Robert Kubica, en lo que fue una jornada "por demás emotiva", tal como aclaró tras la prueba. 

“Estuve mucho tiempo alejado de la Fórmula 1. Viví momentos difíciles, pero me mantuve trabajando duro. Hace años esto habría sido imposible”, señaló quién completó 115 giros al trazado de Valencia.

La exigencia a la que se sometió físicamente durante el último año para volver a manejar un coche de la Máxima le permitió tener “un buen ritmo y ser consistente. Pude hacer lo que pensaba, por lo que estoy satisfecho”.

Sin embargo, destacó que “tengo sensaciones encontradas: por un lado estoy orgulloso de lo que hice, pero por el otro la prueba demostró todo lo que perdí”. Sus declaraciones se relacionan con la larga inactividad en estos coches, sumado a las secuelas que le dejó en el brazo derecho aquel accidente. 

Por su parte, Alan Permane, director deportivo de Renault, destacó que “es bastante complicado volver a subirse a un coche de F.1 tras seis años, y Robert lo hizo muy bien”. “Hemos intentado concentrar el programa de un fin de semana de carrera en un día, lo cual fue muy interesante para él. Al escuchar sus impresiones técnicas fue como volver el tiempo atrás”, concluyó.

 

Foto: Renault