Actualidad

20/04/2017

La vuelta al primer amor

Robert Kubica volvió a subirse a un monoplaza tras más de seis años. Giró 70 vueltas con un GP3 en Italia.

El circuito italiano de Franciacorta acogió el regreso de Robert Kubica a su primer amor: los monoplazas. A bordo del GP3 del equipo Trident, el polaco volvió a subirse a un habitáculo por demás diminuto luego de poco más de seis años, llegando a completar 70 giros.

“Tenía la idea de realizar esta prueba desde hace tiempo”, sostuvo el piloto de 32 años, que aseguró que “elegí hacerlo en condiciones no muy fáciles. El GP3 no cuenta con dirección asistida, y el circuito de Franciacorta es exigente, pero estoy contento con el resultado”.

Kubica en el GP3.

Kubica en el GP3.

Kubica, que participó por última vez de un Gran Premio de Fórmula 1 el 14 de noviembre de 2010, manifestó que “volví a las aguas en las que nadé muchos años, y debo admitir que la sensación fue muy buena, me sorprendió”, antes de argumentar: “Después de tanto tiempo, el ‘feeling’ que sentía con el asfalto y las sensaciones de aquellas épocas volvieron rápidamente”. Igualmente, admitió que “en el aspecto físico y en cuanto a la preparación se pueden mejorar muchas cosas”.

Tras su ida del equipo ByKolles del WEC, ¿continuará su carrera en alguna categoría de monopostos? ¿Por qué no?