Actualidad

20/04/2017

Pensando en el retorno

Billy Monger, el joven de 17 años a quien se le debieron amputar ambas piernas tras el fuerte accidente sufrido en Donington el domingo pasado, ya sueña con volver a correr.

El accidente que paralizó al mundo del deporte motor el pasado domingo en Donington, sede de la segunda fecha de la Fórmula 4 Británica, dejó como saldo la amputación de las dos piernas de Billy Monger, el chico de 17 años que impactó de lleno contra el monoplaza de Patrik Pasma, detenido a un costado de la pista.

Tras conocerse las consecuencias del grave accidente, el equipo para el que competía, el JHR Developments, impulsó una campaña de donaciones a través de la creación de un sitio web, por el que se buscaba llegar a la suma de 260.000 libras esterlinas (unos 5 millones de pesos), que servirán para solventar el gasto de las prótesis a utilizar. En menos de un día, dicha colecta superó las 469.000 libras, incluyendo aportes como el de Jenson Button (15.000).

Las buenas noticias continuaron hoy, cuando el jefe del JHR, Steven Hunter, aseveró a Autosport que “Billy respira por sí mismo y habla”, tras haberlo despertarlo temporalmente del coma inducido en el que se encontraba. “Es consciente de sus lesiones. Está con una actitud muy positiva sobre la situación”, agregó, para luego asegurar que ya está pensando en volver a las pistas: “Se sentó y trató de averiguar cómo usar un embrague en el volante con sus manos”.

Lo cierto es que a Monger le espera una recuperación más que extensa, en la que seguramente se verá reflejado en Alex Zanardi, quién también perdió sus miembros inferiores tras un fortísimo accidente de IndyCar. El italiano pudo superar aquella dura situación y volvió a las pistas, algo que el joven inglés buscará imitar. No será facil, pero tampoco imposible.