Actualidad

03/01/2017

Prohibido perderse

El Dakar estrenó un nuevo sistema de navegación que pretende volver a las fuentes de la carrera.

La 39ª edición del Dakar tiene un atractivo deportivo que lo diferenciará notablemente de las versiones anteriores: un nuevo sistema de navegación con ciertas limitaciones tecnológicas que obligará a los participantes a estar mucho más atentos y concentrados.

Para recuperar el espíritu aventurero de la exigente competencia, que en sus primeros años basaba la orientación a través de la utilización de brújulas y mapas, se reemplazaran la mayoría de los Way Points Escondidos (WPM) por Way Points de Control (WPC) que se activaran una vez que pase el vehiculo. De esta manera, los competidores no tendrán demasiada ayuda de los instrumentos de guiado.

La principal dificultad residirá en encontrar estos puntos de paso y validarlos con exactitud al modificarse también su radio de ubicación, que pasó de 800 metros a solo 300 metros. La novedad ya fue puesta en práctica en el Merzouga Rally, disputado en mayo pasado, y para los organizadores del Dakar es como “un regreso al pasado”.

“Los GPS que usan los corredores están limitados y solo nos sirven a nosotros, los organizadores, para saber si ellos siguieron la ruta que les dimos. Antes en el GPS se encontraban las indicaciones para llegar a los WP, pero ahora los competidores se basarán en la hoja de ruta para encontrarlos”, afirmó el español Marc Coma, director deportivo de la prueba. “Este sistema es el ADN Dakar en estado puro; la navegación vuelve al rally, porque así lo pidieron los participantes. Con esta modificación quisimos recuperar la esencia de la aventura. Se vuelve a la vieja usanza, como debe ser”, agregó el cinco veces ganador dakariano en motos.

“La navegación cobrará mucha importancia en esta edición, sobre todo en las etapas de fuera de pista y cuando haya muchos WPM seguidos. El factor de la estrategia será relevante porque será complicado para el piloto que vaya adelante ya que invertirá más tiempo en hacerlo bien”, precisó el español Joan Barreda Bort, piloto del equipo oficial Honda y uno de los favoritos a ganar en la categoría motos.

“No será como estos últimos años, que salías delante tirando y atacando. Creo que el que vaya adelante tendrá que trabajar todavía más y perderá algo de tiempo por lo que se terminarán formando algunos grupos. Este nuevo sistema de navegación es un factor bueno para mí porque podré demostrar la experiencia acumulada en tantos años”, añadió.

Pero Barreda Bort no es el único que piensa que el nuevo método de orientación será complicado. Para el francés Michel Perin, navegante del finlandés Mikko Hirvonen en el equipo X-Raid, será el Dakar “más difícil de los últimos diez años”. En su opinión, las razones son dos: “Primero por la elección del terreno ya que hay más secciones de fuera de pista, que siempre nos complican la vida; y segundo porque las nuevas reglas de navegación son realmente difíciles”.

Las jornadas serán tan complicadas de ahora en más que el español Lucas Cruz, copiloto de su compatriota Carlos Sainz en Peugeot, no lo duda: “Ahora será más fácil perderse porque al llegar al WP lo validaremos, pero no sabremos el lugar por el que lo hicimos”.

La modificación, además de ser un regreso a los orígenes, promete darle otro atractivo interesante a la lucha por la victoria en cada una de las categorías. Un condimento más para la carrera más difícil del mundo.

PorDiego Durruty (enviado especial)