Actualidad

07/06/2016

Los que tienen la última palabra

Comisarios deportivos de la CDA del ACA hablaron con CORSA. Analizaron la polémica final del Súper TC 2000 en Córdoba y explicaron cómo trabajan.

Pasó una semana de la controversia en la final del Súper TC 2000 con los toques entre Damián Fineschi y Leonel Pernía en Alta Gracia, Córdoba. Pero la polémica sigue. Es que los límites en la pista y los criterios empleados por los comisarios deportivos siempre están en el candelero, como ocurrió el último domingo en el Turismo Nacional con el incidente protagonizado entre Facundo Chapur y Leo Larrauri…

Para profundizar el tema CORSA se contactó con representantes de la Comisión Deportiva Automovilística (CDA) del Automóvil Club Argentino (ACA). Ellos explicaron por qué se sancionó a Fineschi, quien ganó en pista, festejó en el podio, pero dos horas más tarde se enteró que había sido recargado. Por ello el piloto de Peugeot terminó cuarto, detrás de Pernía, quien no reclamó ante el comisariato, algo que sí hizo el equipo Renault. La determinación fue tomada de forma unánime por los cinco comisarios deportivos del evento.

Hay quienes piensan que Fineschi se defendió bien, más considerando que era la última vuelta. “Si voy ganando a metros del final me tenés que matar para pasarme”, dijo, por ejemplo, Matías Rossi, defendiendo al piloto del León. Los alineados en ese polo, como demostraron muchos fanáticos, apuntan a que esa clase de duelo son los que enriquecen el espectáculo, algo que escasea en los últimos años. Pero, por otro lado, están los que apoyan la decisión de sancionar a Fineschi ya que en el último toque entre ambos se advierte que el quilmeño deja sin pista al Tanito, quien antes había tocado al piloto de Peugeot y al darse cuenta de su error, levantó para no recibir una pena.

Más allá de las opiniones encontradas es interesante saber el criterio empleado por los comisarios deportivos en la polémica carrera del STC 2000 corrida en el autódromo Oscar Cabalén. “Como Renault hizo el reclamo se debió analizar. Hubo un cierre de Fineschi sobre el auto de Pernía”, le indicó a La Única, Ricardo Caballero, comisario con 36 años en la actividad y responsable administrativo de la CDA. “Las cámaras a bordo fueron claves para tomar la sanción. En el segundo de los dos toques se nota que Fineschi lo lleva hacia afuera a Pernía”, agregó Diego Mesa, autoridad presente en Alta Gracia.

“Fue una maniobra muy fina, al límite, que la puede percibir sólo alguien que corrió. Fineschi sabía que perdía la carrera y dejó sin pista a Pernía”, explicó a Mariano Acebal, ex piloto e integrante del comisariato en las carreras de la CDA, en diálogo con CORSA Radio (miércoles de 18 a 19 horas por www.radioarroba.com).

Sobre la posibilidad de unificar criterios de aquí en adelante, Caballero afirmó: “Es imposible porque todas las maniobras son diferentes. Si fuera por nosotros sancionamos un toque y listo. Pero buscando amplitud y diversidad de opiniones, la CDA hizo lo que tanto se pidió desde diversos sectores, convocar a ex pilotos para que sean asesores y ellos mismos juzguen a quienes eran sus colegas. Con ello, en los últimos años, se permitió superar el límite para ciertas maniobras. Eso se ve en el Turismo Nacional”.

¿Por qué no se juzga con más libertades, como se hacía hace 30 años? “No es factible. Primero, en esa época, luego de un toque, los pilotos arreglaban las cosas entre ellos en la siguiente carrera y el tema quedaba ahí. Había polémica por otras cosas. Antes nadie hacía cola en la puerta del camión de la CDA para reclamar...”, relató Caballero. En relación a ese último tema, Acebal sostuvo que “los pilotos y concurrentes reclaman mucho. A veces piden cualquier cosa”.
Sin dudas la tecnología juega un rol preponderante. El avance en la televisación de las competencias permite ver cosas que hace tres décadas eran imposible de notar. “Hoy las cámaras a bordo son determinantes para tomar una medida”, aseveró Caballero.

“Trabajamos con 15 cámaras en total. La tecnología cambió la historia. Antes era la palabra de un piloto contra el otro. A lo sumo, se recurría a algún veedor puesto por la CDA en un lugar importante o los banderilleros. Hace 12 años que estoy en el STC 2000 (antes TC 2000) y los reclamos aumentaron de forma considerable. Pero es entendible la actitud de los equipos ya que ellos también cuentan con la tecnología que les permite ver lo que antes era imposible”, justificó Mesa.

Por último, ante la consulta de si está bien que una carrera se defina en un escritorio, Caballero expresó: “Somos flexibles. Nadie puede decir lo contrario. Durante las últimas seis vueltas de una competencia, desde la CDA no se toman medidas, salvo un accidente grave. Queremos que la carrera se termine en la pista. Pero, más allá de eso, hay que entender que este es un deporte que se define en los escritorios. También los autos pasan por la verificación técnica y si hay alguna irregularidad, se toma una medida y entonces, en ese caso, no se habrá definido con la bandera de cuadros. También en lo deportivo, por una sanción a una maniobra indebida. Por ejemplo, hace un tiempo Carlos Bertrand (representante de la FIA en Latinoamérica) me contó que en el Turismo Español una carrera se decidió un lunes por una cámara a bordo que no tenían el domingo”.

No será la última vez que los comisarios deportivos estén bajo la lupa. Pero conocer su visión permite incorporar elementos a la hora de juzgar a quienes tienen la última palabra terminada una carrera.

PorDarío Coronel