Actualidad

18/05/2016

Un gigante que se despierta

Aunque el proyecto de Ley para la recuperación del Oscar y Juan Gálvez está en transición, se realizan obras para recibir nuevamente a categorías nacionales. Su futuro cercano y a largo plazo.

El Autódromo de Buenos Aires siempre es noticia. Su presente y futuro generan expectativas en el ambiente. Por eso CORSA sigue de cerca el proyecto de la Ley Autódromo, cuyo objetivo es recuperar al Coliseo porteño como uno de los mejores de la Argentina. Su tratamiento en la Legislatura se postergó por una serie de cambios que se le están haciendo. Su debate sería en el segundo semestre de este año, sin fecha límite estimada. La Única charló con el nuevo responsable del tema, Luis Betnaza, Gerente Operativo de la Dirección General de Gestión de Inversiones del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA).

Tras el contacto con el funcionario se advierte un enfoque más conservador. Se supo que las modificaciones apuntan a que la reestructuración del Autódromo se base en la integración urbana a cargo de la Subsecretaría de Planeamiento Urbano. Esto pone en paños fríos, al menos a mediano plazo, las posibilidades de repatriar a la Fórmula 1, aunque sin dejar de lado que las categorías naciones vuelvan a correr de forma permanente en el Oscar y Juan Gálvez.

Para eso en el Autódromo se hicieron obras en el Circuito Número 8 con vistas a los 200 Kilómetros del Súper TC 2000 el próximo 31 de julio. Según le indicó a CORSA el responsable de la actual concesión privada, Gustavo Ronchetti, “a pedido de la CDA del ACA se hicieron trabajos para el ensanche en la Curva de la Confitería y Curvón Reutemann”. El empresario a cargo de la firma Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires (ACBA) agregó que, “se hizo también la nivelación de todas las banquinas de los circuitos cortos para que drenen mejor con una pendiente hacia fuera”. Además, se instalaron los baños para discapacitados en los boxes y se cambió la toma eléctrica general del predio, que se reemplazó por sensores electrónicos de última generación. El último trabajo de esta característica databa de 1995, cuando retornó la F-1.

Estas tareas tuvieron una inversión cercana a los 2,5 millones de pesos, presupuesto que ACBA pudo acceder gracias a una disminución del canon mensual facilitada por el gobierno porteño. Pero habrá más trabajos: “En el segundo semestre reasfaltaremos la Horquilla y la recta opuesta del Circuito 8”, concluyó Ronchetti, cuya concesión terminaba a fin de año, pero fue extendida hasta mediados de 2017.

Desde el GCBA afirman que están conformes con la tarea hecha por la gestión privada. Además, más allá del cierre previsto por el Top Race para el 11 de diciembre, desde el gobierno porteño se habla con la Asociación Corredores Turismo Carretera para que el TC también regrese. La popular categoría tiene su calendario 2016 completo, aunque en su página oficial figura con un signo de interrogación la fecha del 2 de octubre en el nuevo Autódromo Villicúm, que aún se construye en Albardón (San Juan)...

En tanto que hace unos días se celebró un convenio entre la Dirección General de Concesiones del GCBA y la Asociación Argentina de Volantes (AAV), que habilita a la entidad a disponer en el Hermanos Gálvez del Centro de Atención al Piloto por un plazo de cinco años para convertirlo en un Centro de Alto Rendimiento. Según trascendió la inversión sería de 500.000 dólares.

Volviendo a la Ley Autódromo, no se informó el costo actual para las obras completas. El año pasado, el ex responsable del proyecto de la norma, Ignacio Werner, había asegurado que oscilarían los 50 millones de dólares. Cabe recordar que la inversión será privada. Las empresas involucradas, en su mayoría terminales automotrices, podrán usar el espacio detrás de las tribunas 1 hasta a las plateas. Allí habrá también un museo y sigue en pié la idea del hotel, pero ahora se haría en la zona del Curvón Salotto, estando cerca del Parque Roca y de donde estará la Villa Olímpica para los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2018. Tampoco se conoce el presupuesto del resto de los trabajos en la pista. Sin embargo, la conducción actual aspira a que a principios de 2017 el Autódromo tenga en todos sus circuitos las óptimas condiciones de seguridad. Hoy ACBA recibe una habilitación semanal.

El Autódromo de Buenos Aires es el predio más grande de la ciudad con 160 hectáreas. Inaugurado en 1952, recibió a todos los Grandes Premios de F-1, fechas del Mundial de Sport Prototipos (hoy FIA WEC) y Mundial de Motos hasta que la especialidad volvió, pero en Termas de Río Hondo.

El Coliseo porteño busca terminar de renacer tras su más negro episodio, el ocurrido el 20 de julio de 2014 cuando fue clausurado e igual el STC 2000 corrió sus 200 Kilómetros. El año pasado, por primera vez en su historia, ninguna categoría nacional de importancia visitó al Hermanos Gálvez.
El panorama, a paso lento, se encamina a recuperar a la Catedral del automovilismo nacional. El desafío es tan grande como la historia misma del Autódromo.

PorDarío Coronel