Actualidad

02/04/2016

Nuestro automovilismo y Malvinas

Hace 34 años se inició el conflicto bélico por la soberanía de las Islas Malvinas. Éste era el contexto del deporte motor en el país durante la guerra.

Hoy comienzan días especiales para todos los argentinos. Hace 34 años comenzaba el conflicto bélico por las Islas Malvinas entre nuestro país e Inglaterra. La guerra duró dos meses y medio y dejó graves consecuencias. Mientras tanto, salvo un fin de semana, el automovilismo argentino siguió adelante a pesar de esta situación.

El viernes 2 de abril de 1982 las Fuerzas Armadas desembarcaron en Malvinas y la bandera argentina volvió a flamear en el archipiélago. La estrategia de Leopoldo Galtieri, por entonces presidente de facto, y la Junta Militar; era que los ingleses no iban a entrar en guerra. La historia -lamentablemente- fue otra y la negligencia, cobardía e incompetencia militar de los responsables de turno potenciaron la derrota local más allá del poderío armamentista de Inglaterra. El desenlace es conocido por todos...

El recuperar la soberanía de las islas generó una explosión popular. Ese viernes decenas de miles fueron a Plaza de Mayo a celebrar el acontecimiento. Claro que muchos dejaron bien claro su consigna: "Malvinas sí, Proceso no". Es que cuatro días antes, el epicentro porteño y sus adyacencias fueron sede de una protesta multitudinaria promovida por la CGT en repudio a la Dictadura. Un manifestante fue asesinado por la represión en la masiva movilización.

Por su parte el automovilismo argentino -con las complicaciones del caso- siguió adelante. Aquél primer fin de semana de abril la única actividad nacional fue la apertura de la Fórmula Renault en Buenos Aires. La categoría escuela corrió en el pequeño circuito N° 5 (2.126 metros) y tras 30 vueltas resultó vencedor Roberto Urretavizcaya (Crespi). Tito fue escoltado por Miguel Ángel Etchegaray (Crespi) y Edgardo Lede (Berta).

Siete días más tarde, el TC corrió la Vuelta de Necochea con triunfo para el crédito local, Juan Antonio DeBenedictis con su cupé Dodge. La carrera fue 48 horas más tarde del tristemente célebre "¡Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla...!", de Galtieri en el balcón de la Casa Rosada.

Una semana después el Rally Argentino puso primera con la realización de la tradicional Vuelta de la Manzana. El ganador fue Jorge Raúl Recalde a bordo de un Renault 18. El Cóndor de Traslasierra tenía en esa época apoyo oficial del Rombo.

Siguiendo con los derrapes, debido a la guerra también se canceló la fecha del Rally Mundial, por entonces denominado Rally Codasur. Los equipos extranjeros como Audi, Opel y Datsun, se opusieron a venir a correr más allá de que la carrera tenía como sede la provincia de Tucumán, a más de 4.000 kilómetros de Malvinas.


El domingo 2 de mayo se produjo el hundimiento del crucero ARA General Belgrano por parte del submarino nuclear británico HMS Conqueror (323 marinos argentinos muertos). Un día antes, en el Autódromo General San Martín de Mendoza, la Fórmula 2 Nacional y el TC 2000 corrieron por la tarde del sábado 1° de mayo.

El único fin de semana donde no hubo actividad fue correspondiente al domingo 13 de junio, un día previo a que finalice la guerra. Siete días antes se llevó a cabo una jornada múltiple en el Autódromo (Ver “Ayuda de...”) y el TC corrió la Vuelta de Concordia con victoria para Emilio Satriano (Chevrolet).

En el aspecto internacional, el ambiente local aún terminaba de asimilar el retiro de la Fórmula 1 de Carlos Alberto Reutemann. Pocos antes del inicio de la guerra, el 21 de marzo, Lole dejó la Máxima después de abandonar en el GP de Brasil. La noticia se confirmó el 28 de marzo.

El aliciente con los que corrían en el exterior era la brillante campaña de Oscar Rubén Larrauri en la Fórmula Tres Europea. Poppy logró el título esa temporada de la mano del equipo Euroracing. Pero tanto el santafesino como otros compatriotas se perjudicaron por la guerra (ver "Las consecuencias...").

Asimismo, por aquellos días el Club Argentino de Pilotos (CAP) daba sus primeros pasos. Carlos Alberto Pairetti, uno de sus impulsores, le admitió en su momento a CORSA que "como cualquier otro deporte, fuimos la distracción para el público. No nos llegaba nada de información y obviamente que de haber sabido la verdad nos hubiésemos manejado de otra manera. Por ejemplo, hubo una semana en la que hicimos tres carreras: en San Juan -donde fuimos en tren con todos los autos-, La Rioja y Catamarca. Una locura...".

Fueron 74 días especiales para todos los argentinos y el automovilismo no estuvo exento a ello. Que se mantenga la memoria, respeto y honor eterno a todos los que estuvieron en el frente de combate. En especial a los que dieron su vida y deben ser recordados por siempre como los héroes de Malvinas.

PorDarío Coronel