Fórmula E

07/02/2018

“Es extraño lo que pasa con Di Grassi”

Allan McNish, jefe del Audi Sport Abt, se mostró sorprendido por los continuos problemas en el auto del campeón de la Fórmula E. “En el de Abt todo funciona”, aseguró.

Lucas Di Grassi no ha podido estrenar el N°1 de la mejor manera. El campeón 2016/2017 de la Fórmula E tuvo un penoso inicio de temporada con el Audi Sport Abt, siendo hasta el momento el único de los 18 pilotos que disputaron las cuatro carreras del certamen en no sumar unidad alguna.

La compleja situación del brasileño se suscita en el primer torneo de Audi como equipo oficial de la categoría, lo que muestra a las claras las dificultades que inclusive grandes marcas como la alemana pueden sufrir con la tecnología eléctrica.

“Es frustrante la situación, tanto para nosotros como para Lucas”, comentó Allan McNish, director del equipo, tras el segundo abandono consecutivo del brasileño, ocurrido el pasado sábado en Santiago de Chile, y nuevamente como consecuencia de fallos mecánicos.

Previo a la cita trasandina, Audi había cambiado el inversor en uno de los coches del monarca, con el fin de evitar lo acontecido en Marrakech (3ª fecha). Sin embargo, no se descarta que nuevamente aquel elemento haya fallado el pasado sábado: “No sabemos si fue por el mismo problema o no. Vamos a saberlo cuando volvamos a Europa, y allí analizaremos la situación de principio a fin”, expresó el escocés.

En cuatro carreras, Di Grassi suma dos arribos (17° y 14°, ambos en Hong Kong) y dos abandonos, con un 5° lugar como mejor resultado clasificatorio. La situación de su compañero de equipo, Daniel Abt, es más alentadora: acumuló dos “Top 10” (5° en HK I y 10° en Marrakech), una desclasificación (había ganado en HK II) y un abandono (Santiago), mientras que siempre clasificó dentro de los diez mejores. A la hora de la comparación, McNish se mostró sorprendido, al reconocer que “es extraño lo que sucede con Di Grassi, porque en los autos de Abt todo funciona”.

Por su parte, el sudamericano aseguró que la situación es “frustrante”, porque “tenemos el ritmo para pelear por la punta, pero no acabamos las carreras”. “En Marrakech podría haber luchado por la victoria fácilmente, y en Santiago estábamos peleando por el podio, al igual que en Hong Kong. El auto es muy bueno, pero no es fiable”, agregó.