Fórmula E

22/03/2017

Se sigue potenciando

La FIA dio a conocer quiénes serán los fabricantes que estarán desde mediados de 2018 en la Fórmula E. La novedad: la incursión como motorista de BMW.

La quinta temporada de la Fórmula E marcará un punto de inflexión: la duración de las baterías, que pasará a extenderse a toda una competencia, permitirá que cada piloto utilice solamente un auto por exigencia, marcando un hito histórico en la categoría.

Justamente, la FIA dio a conocer quienes serán los nueve fabricantes que incursionarán en la categoría durante aquel certamen (2018-2019) y hasta el de 2020-2021.

ABT, DS, Jaguar, Mahindra, NextEV NIO, Penske, Renault, Venturi y BMW han sido los aceptados por el ente madre del deporte para ser parte de la categoría eléctrica, que cuentan con el aval de presentar un proyecto a largo plazo de al menos tres temporadas. Si bien ya tiene participación en el equipo MS Amlin Andretti, la presencia de BMW será mayor en poco más de un año, ya que se encargará de la motorización de sus monoplazas, al igual que sus pares.

“La homologación de los conjuntos motrices que serán usados a partir de la temporada cinco es un paso significativo, porque implica que los coches durarán el doble de lo que lo hacían hasta ahora, como mínimo, manteniendo el mismo nivel”, señaló Jean Todt, presidente de la FIA, quién agregó que “esto pone en valor cómo el automovilismo deportivo puede estimular y acelerar el desarrollo de nuevas tecnologías que pueden ser aplicadas a los coches de calle y, en este caso, tienen un valor clave, ya que la electricidad es una de las alternativas prácticas en cuanto a nuevas formas de movilidad sostenible para el futuro”.

Por su parte, Alejandro Agag, CEO de la Fórmula E, se mostró más que satisfecho con la cantidad de fabricantes que participarán desde 2018: “Cuando iniciamos la categoría en 2012, teníamos planeado asegurar al menos tres fabricantes para la quinta temporada. Esta noticia dio cuenta de la cantidad que se unen al campeonato, número que triplica nuestras expectativas iniciales”.

“Esto solo demuestra la relevancia de la Fórmula E en la industria automotriz y su atractivo para las nuevas audiencias y los socios comerciales”, concluyó el español.