Fórmula E

08/02/2016

Triunfo para recordar

El inglés Sam Bird entró en la historia de la Fórmula E como el primer piloto que logró un triunfo largando desde la pole position.

En el ePrix de Buenos Aires se dio un hecho singular en la historia de la flamante Fórmula E: por primera vez en 15 presentaciones, el ganador de una carrera fue el mismo piloto que logró la pole position. El honor correspondió al inglés Sam Bird, quien además se anotó su tercer éxito en la divisional tras los logrados en el torneo pasado en Malasia y Londres (en la segunda carrera).

Bird, subcampeón de GP2 Series en 2013, tester de equipo Mercedes de Fórmula 1 en 2012 y actual piloto de pruebas de Ferrari para su programa de GT, hizo una carrera sin errores que le permitió vencer de punta a punta, pese al ataque final del suizo Sebastien Buemi (Renault e.dams).

“Desde que nos fusionamos con DS el equipo pegó un salto de calidad y eso se notó en las pruebas que hicimos después de la competencia en Punta del Este”, reconoció el británico. Pero más allá del buen desempeño de su vehículo, Bird reconoció que la estrategia de ahorrar energía para el epílogo también funcionó. “Gracias a eso y pese a que cometí algunos errores en las vueltas finales, pude quedarme con la victoria. Por eso creo que la táctica fue la ideal”.

“Bird hizo un trabajo excepcional y demostró el poder de nuestra colaboración con Virgin. Sin dudas, el esfuerzo realizado en estos meses tuvo su recompensa Ahora seguiremos trabajando para progresar y vivir otros momentos inolvidables”, reconoció Xavier Mestelan Pinon, director de DS Performance.

Gracias a esta victoria, además, el piloto del DS Virgin Racing se afianzó en el tercer puesto del torneo. Ahora está a 28 puntos del líder, el propio Buemi; y a 24 del segundo, el brasileño Lucas Di Grassi (Abt Shaeffler Audi Sport), quien terminó tercero en el ePrix porteño.

PorDiego Durruty