Fórmula E

18/08/2015

Con propulsión propia

La Fórmula E se prepara para su segundo torneo. Entre las novedades se destacan la posibilidad que tendrán los equipos de desarrollar los motores.

”La valoración es muy positiva. Hemos empezado un campeonato nuevo, con nueva tecnología, e inmediatamente estamos viendo una gran competición entre los pilotos, y notamos que los coches están siendo muy fiables, no sufrimos averías en una tecnología totalmente nueva. Por lo tanto, el balance es muy positivo”, le reconocía a CORSA Alejandro Agag, CEO de la Fórmula E, cuando le categoría visitó en enero último a nuestro país. Aquel ePrix de Buenos Aires, disputado en las calles de Puerto Madero, dejó una grata sensación entre aquellos que pudieron seguirlo in situ.

Lo mismo ocurrió con la mayoría de los que lo siguieron de cerca el primer campeonato de la novedosa categoría, el cual finalizó el pasado 28 de junio con la doble fecha disputada en Londres (Inglaterra) y donde se consagró como campeón el brasileño Nelson Piquet Jr.

Con los ensayos de pretemporada disputados en el circuito inglés de Donington Park comenzó a transitarse el camino del segundo torneo de la especialidad, el cual arrancará el 17 de octubre en Pekín (China) y que el 6 de febrero de 2016 volverá a presentarse en la Argentina.

Muchos son los cambios que se presentan para este nuevo ejercicio. Algunos técnicos, otros deportivos. En este último ítem, el aspecto más saliente es la incorporación del canadiense Jacques Villeneuve, quien a los 44 años se convierte en el primer campeón de la Fórmula 1 en competir en la especialidad. El monarca de 1997 de la Máxima sustituirá en el equipo Venturi a otro ex F-1, el alemán Nick Heidfeld, quien se incorporó al Mahindra Racing, donde tendrá como compañero al brasileño Bruno Senna.

Otra novedad en lo que respecta a los pilotos es la llegada de la suiza Simona de Silvestro (26 años) al Andretti Formula E. En tanto que el Virgin Racing, que se asoció con la marca de automóviles DS, tendrá en sus autos al británico Sam Bird y al francés Jean-Eric Vergne. Nelson Piquet, en tanto, sigue en el Nextev TCR Fórmula E. El resto de las escuderías aún no definió su plantel de corredores por lo que el juego en este aspecto aún está abierto.

Mientras que en lo técnico la gran novedad es que los equipos podrán trabajar libremente en los impulsores. En el primer certamen todos los autos debían usar un motor eléctrico idéntico. Ahora se podrá meter mano en el inversor de voltaje, en la caja de cambios y en el sistema de refrigeración. Esto trajo consigo que la mayoría de las estructuras opten por desarrollar sus propias plantas motrices. Únicamente no lo harán el Dragon Racing, que utilizará los de Venturi, y el Team Aguri, que seguirá usando los originales Spark-Renault.

Sin dudas este es el punto de mayor enfoque de los conjuntos en estos test de pretemporada. Es aquí cuando pueden decidir seguir para adelante con la nueva configuración o, en caso de necesidad, volver a los viejos conocidos…

Sin el interrogante de saber cómo será, y con la necesidad de ratificar la confianza recibida mediante la aprobación generalizada de la primera temporada, la Fórmula E se prepara para hacerle frente a su segundo campeonato, el cual volverá a tener diez escenarios (solo queda por confirmarse la quinta cita) y la última fecha, nuevamente a disputarse en Londres, será doble. El nuevo desafío eléctrico está en marcha.

PorAgustín Lafforgue