Endurance

06/02/2017

Por más gloria

Para ser piloto Toyota en el WEC, José María López debió superar una selección en la que participaron otros once candidatos. Ahora está listo para lograr uno de sus sueños: correr en las 24 Horas de Le Mans.

Correr en Le Mans llenaría el vacío de no haber llegado a la Fórmula 1”, le dijo José María López a CORSA en diciembre pasado. A esa altura, Pechito ya sabía que el sueño de competir en la legendaria carrera de resistencia había dejado de ser tal y se iba a convertir en realidad este mismo año.

Las pruebas secretas realizadas en febrero de 2016 en el circuito español de Aragón sobre un Toyota del WEC habían sido tan buenas que le permitió ganarse un lugar en el equipo nipón y hasta participar en el desarrollo del TS050 HYBRID. Claro que debió esperar casi un año para manifestar la alegría de ser parte del Mundial de Endurance debido a su relación contractual con Citroën. Pero en ese lapso el cordobés no hizo más que ratificarle a Toyota que la decisión de haberlo elegido entre doce postulantes fue la correcta al obtener su tercer cetro consecutivo en el Mundial de Turismo junto a la marca del doble Chevrón.

Finalmente, durante el lanzamiento de la temporada 2017 del WEC, que se realizó el último jueves, el Toyota Gazoo Racing confirmó la contratación de López para correr uno de sus prototipos durante todo el torneo, incluso en las legendarias 24 Horas de Le Mans. “Recién ahora que se hizo oficial el anuncio estoy cayendo… Esto era algo que esperaba desde hacía mucho tiempo. Estoy feliz porque se hizo realidad algo que había soñado siempre”, afirmó López, quien tendrá un año movido porque alternará su participación en la división de resistencia con la Fórmula E donde representa a DS.

En estos meses el argentino tuvo la posibilidad de conocer a los ingenieros de Toyota, muchos de los cuales trabajaron en el equipo que la marca tuvo en su momento en la Fórmula 1. “Es una estructura enorme, con muchísima gente. Tengo mucho que aprender, tanto del auto como del sistema de carreras”, afirmó.

En ese proceso de aprendizaje contará con la ayuda del inglés Mike Conway y el japonés Kamui Kobayashi con quienes se alternará en la conducción del TS050 HYBRID número 7. “Si los hubiese podido elegir, los habría elegido a ellos por la experiencia que tienen. En el último torneo Mike fue el líder del equipo; mientras que Kamui demostró tener mucha velocidad durante su paso por la F-1. Creo que somos un trío para dar pelea”, aseguró el cordobés. La alineación de Toyota para este ejercicio se completa con un segundo LMP1 para el británico Anthony Davison, el suizo Sébastien Buemi y el nipón Kazuki Nakajima.

Esto era algo que esperaba desde hacía mucho tiempo. Estoy feliz porque se hizo realidad algo que había soñado siempre",

José María López.

 

Con su llegada al WEC, la segunda categoría en importancia a nivel mundial detrás de la propia Fórmula 1, López tendrá la posibilidad de conducir un vehículo con una potencia cercana a los 1.000 caballos. Y eso lo llena de entusiasmo. “Es lo más cercano a un F-1. No solo tiene un montón de potencia, sino que cuenta con mucha tecnología. Manejarlo al límite es impresionante”, agregó el de Río Tercero, que ya comenzó con el programa de pruebas previsto para este inicio de año. Eso le está permitiendo acumular kilómetros y recordar algunas de esas sensaciones vividas en su época de tester de RenaultF1. “Es lindo sentir de nuevo que la cabeza se te va en las curvas... Hacia mucho que no tenía que aguantar tantos G laterales”, admitió.

Aunque en el campeonato 2017 del WEC tiene 28 participantes, en la clase LMP1 solo competirán cinco vehículos ante la decisión de Audi de abandonar momentáneamente la categoría por cuestiones económicas. A los dos de Toyota, que solo en las 6 Horas de Spa-Francorchamps y Le Mans presentará una tercera unidad que por ahora tiene como piloto confirmado al francés Stéphane Sarrazin, se suman otros dos prototipos del Porsche LMP Team y uno del equipo austríaco ByKolles Racing Team. Esto hace suponer que la lucha será intensa, principalmente entre los japoneses y los alemanes.

A finales de marzo López participará en las pruebas oficiales que realizará la categoría en el circuito italiano de Monza. Esa será la primer gran referencia de cómo se planteará esta batalla. Aunque Pechito afirma que están preparados para dar lucha: “Después de lo que le pasó a Toyota el año pasado en Le Mans, cuando perdió la carrera faltando pocos minutos, siento que hay mucha hambre de gloria de todos en el equipo. Así que trataremos de estar más fuertes para darle pelea a Porsche”.

A los 33 años José María López comienza un nuevo capítulo en su campaña deportiva. Está feliz y, sobre todo, entusiasmado. “Todo lo que pasa es por un motivo”, había dicho también en aquella charla con La Única. Ahora no quedan dudas que todo lo que está viviendo es porque lo buscó. Y se lo merece.

NOTAS RELACIONADAS

- El arma de Pechito
- Un equipo con historia
- Tras los pasos de Pepe

 

 

PorDiego Durruty