Novedades

10/02/2017

Alianza entre dos gigantes

General Motors y Honda crean la primera operación conjunta para la producción de células de combustible en Michigan.

Mark Reuss, Vicepresidente ejecutivo de desarrollo de producto global de GM;  Brian Calley, Gobernador de Michigan; y Toshiaki Mikoshiba, CEO para América del Norte de Honda.

General Motors y Honda anunciaron la creación de la primera empresa conjunta en la industria automotriz para producir un avanzado sistema de pilas de combustible de hidrógeno que se utilizarán en los futuros vehículos de cada empresa.

Bautizada como Fuel Cell System Manufacturing, la nueva compañía operará dentro de la planta de baterías de GM en Brownstown, Michigan. Se prevé el comienzo de la producción en masa de los sistemas de pilas de combustible para el 2020 y creará 100 nuevos puestos de trabajo. Cada compañía invertirá una suma de U$S 85 millones.

Honda y General Motors han estado trabajando juntas a través de un convenio de colaboración anunciado en julio de 2013. El acuerdo estableció el desarrollo conjunto de la próxima generación de sistemas de pilas de combustible y de las tecnologías de almacenamiento de hidrógeno.

Las empresas integrarán los equipos de desarrollo y compartirán sus propiedades intelectuales, para crear una solución comercial más asequible para los sistemas de pilas de combustible y almacenamiento de hidrógeno.

El proyecto en conjunto será operado por un consejo de administración compuesto de tres ejecutivos de cada empresa, que incluirá un presidente de cada compañía.

Ambas empresas son líderes en la tecnología de células de combustible siendo reconocidas con más de 2.220 patentes de acuerdo con el Índice de Crecimiento de Patentes de Energía Limpia (Clean Energy Patent Growth Index). GM y Honda aparecen en el ranking como número 1 y número 3, respectivamente, en la cantidad de patentes registradas en pilas de combustible entre 2002 y 2015.

La tecnología de células de combustible soluciona muchos de los principales desafíos de los automóviles de hoy como la dependencia del petróleo, las emisiones, mejora de la eficiencia, la autonomía y el tiempo de recarga de combustible. Los vehículos impulsados por pilas de combustible pueden funcionar con hidrógeno a partir de fuentes renovables, como la eólica y la biomasa. La única emisión que producen estos vehículos es vapor de agua.

Además de avanzar en el rendimiento del sistema de celdas de combustible, General Motors y Honda están trabajando juntos para reducir el costo de desarrollo y producción a través de economías de escala y de financiamiento común. Las dos compañías continúan trabajando con los gobiernos y otras partes interesadas para avanzar en la infraestructura de carga, que es fundamental para la viabilidad a largo plazo y la aceptación del consumidor de vehículos de pila de combustible.

Actualmente General Motors está demostrando la capacidad de las células de combustible a través de una amplia gama de aplicaciones en tierra, mar y aire. La compañía ha acumulado millones de kilómetros en el mundo en la conducción de vehículos de pila de combustible en condiciones reales.

Honda comenzó la entrega de su nuevo vehículo de pila de combustible, Clarity, a los clientes en los Estados Unidos en diciembre de 2016, a raíz de su lanzamiento en la primavera de 2016 en Japón. El sistema de pila de combustible Clarity recibió la mejor calificación de la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos) entre los vehículos eléctricos sin motor de combustión con una autonomía de 589 Km y una economía de combustible promedio de 109 kilómetros por litro de gasolina.

GM y Honda han colaborado juntas con la provisión de sistemas de propulsión en 1999, cuando Honda fabricó 50.000 motores V6 para el Chevrolet Saturn VUE y Honda recibió motores diesel de Isuzu, filial de GM, para su uso en Europa.