Novedades

26/10/2016

Apple cancelaría el sueño del auto propio

Al parecer ahora se enfocan en una plataforma que le permita asociarse con distintas empresas.



Cuando surgieron los primeros rumores sobre el desarrollo de un vehículo autónomo de Apple, todo el mundo les puso los ojos encima. Con el proyecto de Google tomando forma y los avances de Tesla haciéndose realidad, la marca de la manzana fundó el Proyecto Titán y rápidamente se lanzó a contratar a un buen número de ingenieros, gerentes, jefes de desarrollo y diseñadores relacionados con varias automotrices y marcas de tecnología incluyendo a FCA, Volkswagen, Ford, Mercedes-Benz, Bosch, Nvidia y Blackberry, por mencionar algunos.

Tras los sostenidos cambios en el liderazgo del proyecto, varios de estos personajes han comenzado a abandonar el buque. El desorden ha sido tal que, según la investigación publicada por Bloomberg, Apple ha decidido comprimir la unidad que se encarga de Proyecto Titán, despidiendo cerca de 1.000 trabajadores. Además, la empresa colocó una fecha ultimátum con una misión más acotada: a fines del 2017 el equipo tiene que tener una plataforma integrable que asista o que opere conducción autónoma, y de manera convincente.

Según el resultado de los desarrollos se tomará la decisión final sobre si continuar como colaboradores en la carrera hacia los autos autónomos, buscando asociarse con marcas ya consolidadas, o desmantelar la operación y cerrar el proyecto hasta nuevo aviso, que es lo que suena más fuerte.
La segunda variable es económica y tiene que ver con el margen de utilidades que deja un producto tecnológico, versus los márgenes en las ventas de un auto que son bastante menores. Es decir que llevar el modelo de negocios hacia otro segmento podría resultar en un fracaso económico.

Independiente de las teorías existentes y de la dificultad que hay en insertarse en el segmento automotriz, la situación actual es crítica en los cuarteles de la manzana; el "iCar" no tiene futuro visible por ahora. ¿Qué hubiese hecho Steve Jobs?