500 Millas Indianápolis

02/03/2017

El sueño americano

Las 500 Millas de Indianápolis tendrán presencia argentina con el equipo de Ricardo Juncos. “Vamos a ir con la mentalidad de terminar la competencia”, aseguró en charla con CORSA.

La historia de Ricardo Juncos (41 años) es de película. De su Corrientes natal, a los 18 años se mudó para trabajar en Buenos Aires y en 2002 se la jugó yéndose a los Estados Unidos. Allí se ganó un lugar, formó su equipo y hace unos días fue noticia por comprar la escuadra KV Technology de IndyCar y confirmar que estará presente en la próxima edición de las legendarias 500 Millas de Indianápolis, nada menos.

CORSA charló en exclusiva con el team-manager que hizo escuela de negocios en el mundo de la Indy, arrancando en la Pro-Mazda y luego teniendo su estructura en la Indy Lights, donde este año competirá otro compatriota, Nicolás Dapero. Aunque Juncos sabe que tendrá su máximo desafío al sumarse a la categoría de monopostos más importante de Norteamérica...

-¿Cómo se dio este salto a la IndyCar?
-Era algo en lo que venía trabajando desde hace varios años. Como equipo chico a nivel económico pasó a ser fundamental la estrategia y saber esperar el momento justo. Resultó clave haberme mudado hace cinco años a Indianápolis y la construcción del taller nuevo a dos cuadras del óvalo.

-¿Tuviste algún apoyo de la Argentina para juntar el presupuesto?
-No tuve ayuda de la Argentina. Fue una inversión privada de acá. Fue un largo camino, paso a paso. Cuando comencé a vender el proyecto mencioné la movida de IndyCar y la construcción de un taller de primera línea y estas fueron cosas que me dieron mucha credibilidad a mí y a mi equipo, siendo determinante para poder conseguir el apoyo en forma privada.

-¿Por qué te la jugaste por la IndyCar?
-Hace tres años que la categoría viene subiendo mucho los números de rating de TV, espectadores en las pistas y está pasando todo lo contrario con el NASCAR. Además, saber que este auto (chasis, suspensiones y caja de cambios) seguirá participando por los próximos cuatro años, con los cambios de reglamento aerodinámico que se vienen para 2018, y la chance de comprar un equipo de punta como el KV Racing Technology, fueron cosas que me impulsaron a tomar la decisión sabiendo que es una gran oportunidad.

-¿Este año puede correr un argentino en tu equipo en las Indy 500?
-No para este 2017, pero claro que podría ser para 2018. Ojalá que así sea. 

-¿Qué compatriota pensás que está capacitado para competir en las Indy 500?
-Esteban Guerrieri y Pechito López, sin dudas. Pero no son los únicos. Pilotos como José Manuel Urcera, Agustín Canapino y Facundo Ardusso también están perfectamente capacitados para correr en IndyCar, con su debido tiempo de entrenamientos.

-¿Cuánto le cuesta a un piloto participar en ésa competencia?
-El presupuesto para las 500 Millas, solamente, va desde 1 millón a 1,2 millones de dólares, dependiendo de los días de entrenamiento que le den al piloto. Los debutantes tienen días extras.

El presupuesto para las 500 Millas, solamente, va desde 1 millón a 1,2 millones de dólares",

Ricardo Juncos.

-¿Cómo vas a encarar tus primeras Indy 500?
-Con muchos días de práctica en el taller con los cambios de gomas y de abastecimiento, tratando de evitar errores en las paradas de boxes. También armando los autos como si fueran a ganar la carrera hermanando la carrocería, portamazas, rulemanes y caja de cambios. Vamos a ir con la mentalidad de terminar la competencia; si logramos esto, creo que va a ser un gran debut. Pensamos ir con dos pilotos.

-¿Tenés pensado participar en otras fechas del torneo?
-Sí claro, pero si se presenta la oportunidad. El año que viene la idea es correr todo el campeonato, pero eso dependerá del acuerdo con los patrocinadores. Al menos lo intentaremos.

-¿Por qué llegaste tan lejos?
-Siempre creí que “querer es poder”. Tuve mis objetivos muy claros, jamás dudé de estos. Cuando llegué a Buenos Aires desde Corrientes, a los 18 anos, no tenía nada. Con mi hermano dormíamos en el piso en un tallercito y nunca tuvimos agua caliente... Pero luego terminamos con un taller en la esquina de las calles México y Pasco, de la Capital, con más de 200 clientes.

-¿Y la clave para triunfar en los Estados Unidos?
-Ayudó la determinación de la que hablaba y dedicación absoluta al trabajo. Esto alimentado por una pasión infinita en un país como éste, te dan un resultado por ahí inesperado. Va muy ligado a la pregunta anterior. Si la convicción de lo que uno busca es fuerte, en cualquier orden, y si las cosas se hacen con muchas ganas y determinación, la vida te va premiando y las cosas llegan. Solo hay que tener la habilidad de cambiar de paradigma y punto de vista para ir adaptándose a las diferentes realidades.

PorDarío Coronel