24 Horas de Le Mans

04/06/2010

Russo: ''Salimos a ganar Le Mans''

Matías Russo correrá junto a Luis Pérez Companc y el finlandés Mika Salo en las 24 Horas de Le Mans. Afirma estar bien preparado y que tienen un solo objetivo: subir al escalón más alto del podio en su clase.

Matías Russo y Luis Pérez Companc sueñan con una victoria en Le Mans.

El próximo 11 y 12 de junio se celebrará una nueva edición de las 24 Horas de Le Mans, la carrera de endurance más importante del mundo. Como sucedió el año pasado habrá presencia argentina: correrán Luis Pérez Companc y Matías Russo, quienes compartirán una Ferrari 430 de la clase GT2 del equipo AF Corse (oficial de la marca italiana) con el finlandés Mika Salo.

“Será una carrera muy dura. El año pasado se nos escapó el podio en la última hora y finalmente llegamos sextos. Nosotros este año salimos a ganar, porque sino ni vamos a correr. Nadie va a pasear a esta competencia”, afirmó Russo en una entrevista al programa Largaron.

A este importante compromiso, el equipo de Pérez Companc, Russo y Salo llegan con un auto bien puesto a punto gracias a una serie de ensayos realizados días atrás. “Nos concentramos, principalmente, en los frenos para que duren lo máximo posible y no tengamos que parar de más para cambiarlos”, explicó el entrerriano.

Debido a las características de esta competencia, Russo intensificó su preparación física. “Estoy entrenando entre ocho y nueve horas diarias. Se podría decir que estoy mejor preparado que un piloto de Fórmula 1 ya que se conduce durante más tiempo. En mi caso, por ejemplo, está programado que maneje en ocho de las 24 horas. Aunque eso se puede modificar ya que el año pasado me tocó conducir diez horas y media”, relató.

Al momento de hablar de sus rivales, Russo apuntó a otra Ferrari 430: la del equipo Rissi. “Ese equipo tiene dos muy buenos pilotos como Gianmaria Bruni y Jaime Melo, pero además cuentan con un director deportivo que es todo un estratega. De hecho, ganaron las últimas tres ediciones de Le Mans. Igual hay otras escuderías que también son muy fuertes. Está lo mejor de lo mejor”.

Aunque se trata de una carrera de resistencia, el argentino explicó que “los autos están construidos para ir a fondo durante toda la carrera. En Le Mans los autos gastan entre seis y siete kilos de combustible lo que por lógica te permite ser más rápido vuelta tras vuelta. Por eso si vas despacio que en el giro anterior, tenés que decir por radio qué fue lo que te pasó. Como uno está tan acostumbrado a ir a fondo, puede que te desconcentres cuando te piden que levantes el ritmo por algún motivo en particular. Hay que clasificar todo el tiempo y hacerlo durante 24 horas es realmente duro”.