Dakar

10/01/2019

Trabajo en equipo

El italiano Nicola Dutto es el primer piloto parapléjico en realizar el Dakar en moto. Para ello, cuenta con tres motociclistas que lo asisten durante todo el recorrido.

Con uno de sus asistentes al frente y otros a cada lado, Dutto (casco naranja) transita su camino por la Odisea.

En marzo de 2010, la vida de Nicola Dutto cambió. Como consecuencia de un accidente, sucedido mientras era parte de la Baja Italiana, quedó “postrado” a una silla de ruedas para el resto de su vida. El encomillado resulta pertinente si tenemos en cuenta que, a pesar de la dificultad que le generó tener que acostumbrarse a tamaña novedad, el nacido en Torino no perdió el ánimo ni sus ganas de seguir compitiendo en una de las disciplinas prácticamente imposibles de hacer para todo aquel que no cuenta con movilidad en sus piernas: el motociclismo.

Hoy, a los 48 años, Dutto transita su primer Dakar. “Es una aventura muy difícil, pero sobre todo una experiencia fabulosa”, comentó a la web oficial de la Odisea, antes de aclarar de qué manera está preparada la moto con la que compite: “Es una KTM equipada con una barra antivuelco especial para mis piernas, y además tengo en el manillar los botones para los frenos, el cambio de marchas y el acelerador”.

Además de estas particularidades, Nicola no corre solo, ya que cuenta con tres motociclistas “escuderos”, quienes a lo largo del recorrido lo ayudan para lo que necesite: “Es un trabajo en equipo, el cual ya realizamos en algunas competencias del Dakar Series, como el Rally Merzouga y el Rally de Marruecos”, comentó.

Nicola Dutto junto a la KTM adaptada a sus necesidades.

Nicola Dutto junto a la KTM adaptada a sus necesidades.

Sus asistentes, todos españoles, son Víctor Rivera, Pablo Toral y Julián Villarrubia. Los tres ya han corrido el Dakar al menos una vez y solo Toral no ha visto la meta (lo disputó en dos ocasiones). Sobre sus labores en la competencia, Rivera siempre se encuentra al frente de Dutto y se encarga de la navegación, mientras que tanto Toral como Villarrubia se ubican cerca del italiano, con el fin de ayudarlo si se cae o si sufre algún inconveniente mecánico.

“Todos los días nos deja asombrados”, comentó Villarrubia sobre el italiano, para luego reconocer que “ayudarlo a cumplir su sueño de correr el Dakar es extraordinario, estoy encantado”.

En la jornada de ayer, Dutto finalizó en el puesto 123, a más de cinco horas del líder, Xavier de Soultrait (Yamaha): “En las dunas me caí muchas veces, unas 20 al menos, y perdí mucha nafta antes de la recarga”, explicó sobre los inconvenientes acontecidos. Igualmente, ello no privó ni a él ni a sus laderos de poder terminar la especial, y así continuar en la competencia más difícil del mundo.

 

Fotos: Dakar.com y MARCA.