Dakar

09/01/2019

De la televisión al Dakar

El español Jesús Calleja, conductor de TV en su país, afronta su tercera Odisea con la intención de culminarla por primera vez.

El mundo del Dakar siempre presenta historias interesantes y que generalmente poco tienen que ver con el deporte motor en sí. Una de esas es la de Jesús González Calleja. De 53 años, el español no cuenta con un extenso palmarés en los autos de carrera ni mucho menos, pero ello no impidió que se diera el gusto de afrontar la carrera más difícil del mundo.

Para mejor, esta no es su primera participación en la Odisea, sino que ya es la tercera, luego de los infructuosos intentos de finalizarla en 2011 y 2018. “Soy un amante de los récords y me atraen los grandes retos. Cuando pienso en las carreras de autos, la que quiero correr es la más exigente del mundo, es decir, el Dakar. Ya desde niño me fascinaban las imágenes de Ari Vatanen en el desierto”, comentó quién en su país es un exitoso conductor de televisión.

Su llegada a la pantalla chica nada tuvo que ver con las carreras, pero sí mucho con la aventura: desde pequeño se interesó por la montaña y la escalada, a tal punto que a los 13 años se inició en dicho deporte. Con 21 escaló por primera vez el Himalaya, para luego, desde los 37, dedicarse pura y exclusivamente al montañismo. Desde 2007, conduce en TV programas dedicados a sus escaladas a los principales picos del mundo, como por ejemplo el Everest.

En el presente Dakar, compite con una Toyota Hilux del equipo Overdrive, cuyo número es el 338. Cerca estuvo de desertar en la etapa de ayer: “Estábamos bajando una duna impresionante rumbo al mar. El paisaje era tan bonito que perdí la concentración, así que nos quedamos varados y tuvimos que palear hora y media para sacar el coche”, explicó Calleja, que formó tripulación con el argentino Eduardo Blanco.

“El Dakar es una gran aventura y lo comparo con mi programa de aventuras y supervivencia en la televisión. Mi meta es terminarlo”, concluyó el español, que espera que su tercera participación sea la vencida.

 

Foto: MARCA / Pablo Moreno.