Dakar

31/05/2018

Sainz probó con Toyota y Mini

El español, último vencedor del Rally Dakar, ensayó con las máquinas que en su momento desafiaron a él y al equipo Peugeot, con miras a la edición 2019 de la Odisea.

A poco más de cuatro meses de haber obtenido su segunda victoria en el Rally Dakar, Carlos Sainz ya piensa en la edición 2019. El español, último vencedor de la Odisea con Peugeot, admitió que ha estado probando con Mini y con Toyota, otrora rivales suyos, teniendo en cuenta que la casa francesa decidió retirarse de la exigencia más difícil del mundo.

El bicampeón mundial de rally no quiso entrar en detalles acerca de las prestaciones de las máquinas, manifestando únicamente que “hay un poco de todo” en comparación con lo brindado por el 3008 DKR Maxi que le diera el triunfo en enero pasado.

A sus 56 años, Sainz mantiene el interés de ser parte de la prueba, aunque reconoció que participará en caso de encontrar un proyecto “interesante” y que le ofrezca “garantías de poder luchar por la victoria”.

“Corro porque me gusta y me divierte, y porque siento que puedo ganar. Además, tengo la pasión suficiente como para hacer el esfuerzo a la hora de entrenar y prepararme”. Además, explicó que antes de cada edición de la Odisea “me hago una serie de preguntas: ‘¿tengo ganas de correr?’ ‘¿puedo ganar?’. Si la respuesta es afirmativa, corro. Si un día llega a prevalecer el no, dejaré”.