Dakar

11/01/2018

¿Sabías que...

En la edición 1988 del Dakar le robaron el auto al finlandés Ari Vatanen y por eso perdió la carrera?

Aquel Dakar comenzó el 1 de enero en La Plaza de Armas de Versalles. La caravana estaba compuesta por 603 participantes (311 en autos, 183 en motos y 109 en camiones), una cifra récord hasta nuestros días. El recorrido se dividió en 18 etapas con un total de 12.974 kilómetros y 6.605 contra reloj a través de Francia, Argelia, Nigeria, Mali, Mauritania y Senegal.

Gracias al triunfo de 1987, Peugeot llegó como favorito los finlandeses Ari Vatanen, ganador del año anterior; y Juha Kankkunen y los franceses Henri Pescarolo y Alain Ambrosino. Confirmando los pronósticos, Vatanen se encaminaba hacia un nuevo éxito. Pero todo cambió cuando la caravana llegó a Bamako (Mali), punto de inicio de la 14° jornada.

Poco antes de comenzar la especial, alguien entró al parque cerrado y se llevó el Peugeot 405 T16 de Vatanen. Lejos de ser una broma fue, literalmente, un secuestro porque pidieron 100.000 dólares para devolverlo. Mientras algunos especulaban con la posibilidad de que todo fuese un montaje publicitario de Peugeot, Vatanen se paseaba por el hotel y parecía no preocuparse mucho por lo sucedido. Aunque el rescate no fue pagado, el 405 apareció en un descampado.

Vatanen intentó largar el especial, pero fue desclasificado por llegar tres horas tarde a su inicio. Peugeot apeló la medida y por eso Vatanen volvió a la carrera al día siguiente. Sin embargo, ante la aireada protesta de los otros competidores, para quienes Vatanen había abandonado, la Federación Internacional del Automóvil ordenó que se respetara la sanción por lo que el campeón se quedó sin la posibilidad de revalidar el título.

La amargura de Peugeot duró poco. Con Vatanen fuera de la prueba concentró toda su atención en Kankkunen, quien se quedó con el triunfo al volante de un 205 T16.

PorDiego Durruty (enviado especial)