Dakar

09/01/2018

Fierro coreano

SsangYong enfrenta el Dakar con su propio buggy, el Tivoli DKR. Fue diseñado y desarrollado especialmente para aprovechar que la carrera tiene más arena que en otras ediciones.

Muchas automotrices utilizan el Dakar para promocionarse. Algunas lo hacen a través de modelos de serie adaptados para competir; mientras que otras prefieren construir prototipos. Tal es el caso de la marca coreana SsangYong, que está corriendo en esta edición con el buggy Tivoli DKR. La denominación hace honor a su coche más vendido a nivel mundial y en cuyo diseño se inspira.

El prototipo fue desarrollado y diseñado en España con el asesoramiento del departamento de ingeniería de SsangYong Motor Company y está dotado con todo lo necesario para afrontar la más dura de las carreras del mundo con las mayores garantías. Su piloto es el madrileño Óscar Fuertes Aldanondo, con mucha experiencia en el todo terreno, aunque es debutante en la competencia.

El Tivoli DKR es un Buggy con tracción a las ruedas posteriores que está encuadrado en la categoría T1-3, siendo esta la tipología de coche y configuración mecánica más efectiva por el recorrido elegido para este año, donde la arena y las dunas recobran un gran protagonismo.

La tecnología empleada en el Tivoli DKR incluye un elaborado chasis multitubular de cromo-molibdeno con soldaduras TIG y jaula integrada con un peso de tan solo 240 kilos. Incorpora un potente motor V8 de 405 caballos ubicado en disposición central trasera con el fin de ofrecer un equilibrado reparto de pesos entre el eje delantero y el trasero. La caja de cambios es una robusta Fortin de 5 velocidades con accionamiento secuencial. En cuanto a suspensiones se refiere utiliza una delantera de doble brazo y trasera de brazo arrastrado. Los neumáticos son Yokohama Geolandar M/T G003 en medida 37 pulgadas montados sobre llantas de 17 pulgadas.

“Llevamos preparándonos y soñando con esta oportunidad varios años y, tras mucho trabajo, hemos conseguido hacerlo realidad. Debemos aprovechar la oportunidad de demostrar que el Tivoli DKR puede rendir a gran nivel, pero también ser prudentes y comenzar la carrera con el objetivo de llegar a la meta en Córdoba, lo cual sería un gran éxito”, afirmó Óscar Fuertes Aldanondo, quien tiene a su compatriota Diego Vallejo como navegante.¿Será un buen auto? El Dakar, como siempre, tendrá la última palabra…

PorDiego Durruty (enviado especial)