Dakar

08/01/2018

“Voy por lo más alto del podio”

Kevin Benavides busca un desquite a lo grande. Quiere ser el primer argentino en ganar en motos.

Llegó el tiempo de tomarse revancha para Kevin Benavides. El salteño vivió una enorme frustración el año pasado al no poder correr el Dakar por una lesión sufrida en un entrenamiento a solo 15 días de la largada. Su amargura se multiplicó porque iba a representar de forma oficial a Honda, todo un premio a lo realizado en el Dakar 2016 en el que terminó cuarto y con un triunfo en una etapa. 

Luego de un breve proceso de recuperación, Benavides se subió a su moto en abril y no paró de lograr buenos resultados: ganó una fecha del Mundial de Rally Cross Country, algo que pasó en el Desafío Ruta 40 Norte; se quedó con el subcampeonato de la especialidad y además logró los cetros argentino y latinoamericano.  El piloto que cumplirá 29 años durante la competencia (nació el 9/1/1989) se muestra recuperado y en buena forma para encarar la décima edición sudamericana de esta carrera. CORSA tuvo un mano a mano con la máxima esperanza argentina en las dos ruedas.

 

-¿Cómo llegás para esta edición?

-Ya pasó un año del accidente… Lo pasado pisado, como se dice. Estoy muy bien preparado físicamente y en buenas condiciones. Es una edición especial por ser la 40° y la décima en Sudamérica. Es una competencia memorable y eso me motiva.

-¿Cómo te afecto quedar afuera del Dakar 2017?

- A nivel personal fue muy fuerte y resultó ser el momento más duro de mi carrera. Mientras se disputaba la carrera estaba muy deprimido, no tenía ganas de nada. Pero ni bien concluyó, cambié mi mentalidad para focalizarme en volver más fuerte que antes. Hice todo lo posible para estar otra vez arriba de la moto cuanto antes. Mi recuperación muy rápida y luego participé en varias pruebas con buenos resultados. Fue una temporada de menos a más. No arrancó bien, pero culminó en un muy buen nivel. Eso me dejó mucha confianza y me hace sentir muy seguro para este Dakar.

-¿Qué evolución que tuvo la moto?

-La Honda es muy parecida a la del año pasado. Se reforzaron algunas partes y se hicieron pruebas de durabilidad. Respondió perfecto a todo y es muy confiable. Estoy en un equipo muy profesional que está dando todo para poner una de sus motos en lo más alto del podio.

El salteño es 2° en el clasificador general.

El salteño es 2° en el clasificador general.

-¿Qué se siente ser parte del Dakar?

-Me acuerdo que las primeras ediciones las fui a ver como espectador con una moto de enduro, que era lo que yo corría. En 2015 probé una moto de rally y me gustó. Cada día me atrapa más porque esta clase de carreras es una aventura inesperada. Todo el tiempo no sabés a dónde vas y te guiás por un papel que nos da la organización un día antes de cada etapa. Es algo muy entretenido y peligroso, pero me gusta muchísimo.

-Este año debuta Luciano, tu hermano, y en una marca rival como KTM, ¿cómo lo vivís?

-Estaremos en los dos equipos más fuertes del Dakar. Es un orgullo para nuestra familia, la provincia y el país. Espero que él pueda disfrutar la carrera a pesar de que es su debut. Es más chico que yo, tiene 22 años, pero deberá ir tranquilo, no desesperarse y sumar kilómetros.   

-¿En qué lugar del podio te ves el 20 de enero cuando se termine en Córdoba?

-Voy por el escalón más alto. Pero siempre tranquilo. Mi sueño es ganar el Dakar, pero no es fácil. Hay que vivirlo y pasarlo. Iremos día a día.

PorDiego Durruty (enviado especial)