Dakar

08/01/2018

¿Argentina fuera del Dakar?

Se habla que nuestro país estaría fuera del itinerario de la edición 2019, que tendrá a Chile, Bolivia y Perú como países anfitriones.

Aunque la relación entre el Dakar y la Argentina se mantuvo inalterable desde que la competencia llegó a Sudamérica en 2009, la edición que está en plena acción podría ser la última que pase por nuestro territorio. Al menos eso se escuchó en el campamento de Pisco, el primero que tuvo la prueba.

Hay dos motivos fundamentales que están haciendo dudar a la organización: la dificultad para encontrar nuevos recorridos que encajen perfectamente con la integración de los otros países y, fundamentalmente, el desinterés del gobierno nacional por brindarle su apoyo.

Alguien cercano a la organización le confió a CORSA que las charlas son cada vez más difíciles ya que el objetivo del Estado es tener sí o sí un Gran Premio de Fórmula 1 pese a la onerosa inversión que se debe realizar. “Son más de cien millones de dólares, entre la refacción del autódromo y el costo de la fecha, y para el Dakar invierten solo cuatro millones de dólares. Hoy la carrera se realiza más por el apoyo de las provincias”, admitió esta fuente.

¿Y cómo sería un Dakar sin la Argentina? El substituto sería Chile. Sebastián Piñeira, quien volverá a la presidencia del país trasandino a partir de marzo próximo, está muy interesado en que la competencia vuelva a pisar suelo chileno y eso es algo que hace tiempo buscan desde ASO, la empresa que organiza la competencia.

Ya se habla de que la largada sería en Viña del Mar y desde ahí la caravana tomaría rumbo norte para pasar por Bolivia y terminar en Perú, posiblemente en Lima. Con este itinerario la única posibilidad de que la prueba ingrese a la Argentina sería utilizando Salta como punto de descanso entre el final del periplo chileno y el inicio en suelo boliviano.

Aunque desde ASO siempre admitieron que el apoyo de nuestro país fue fundamental para que el Dakar tome impulso tras dejar África, el vínculo podría tener un descanso a la espera de un retorno con más impulso.

PorDiego Durruty (enviado especial)