Dakar

23/11/2017

Va por la gloria

Toyota renovó su Hilux con el objetivo de ganar el próximo Dakar. Sus pilotos serán Giniel De Villiers, Nasser Al-Attiyah y Bernard Ten Brinke.

Desde que el Dakar llegó a Sudamérica solo tres marcas lograron la victoria en la categoría autos: Volkswagen, que ganó en 2009, 2010 y 2011; MINI, que reinó entre 2012 y 2015; y Peugeot, que impuso condiciones en 2016 y 2017. Toyota es la cuarta automotriz que luchó en este tiempo por la gloria, aunque hasta ahora la misma le fue esquiva. Lo más cerca que estuvo la casa japonesa de subir al escalón más alto del podio fue cuando terminó segunda en 2013 y 2015 con el sudafricano Giniel De Villiers.

En la edición 2018 de la extenuante carrera, que se realizará del 6 al 20 de enero por caminos de Perú, Bolivia y la Argentina, Toyota apuesta a una formación fuerte y con experiencia para tratar de hacer historia. Seguirá De Villiers, vencedor dakariano en 2009; el qatarí Nasser Al-Attiyah, que festejó en 2011 y 2015 y que además es tricampeón consecutivo en el Mundial de Cross Country; y el veloz holandés Bernard Ten Brinke. El trío contará con una renovada evolución de la Hilux, que se destaca por tener un nuevo diagrama de suspensiones, menos peso, un centro de gravedad más bajo, un reparto de su volumen más equilibrado y un motor de 400 caballos.

“La Toyota Hilux tiene una gran reputación por su fiabilidad y durabilidad. Esta nueva versión tiene lo mejor del anterior modelo y estrena nuevos niveles de manejabilidad y equilibro gracias a su innovador diseño”, resumió Al-Attiyah.

“La Federación Internacional del Automóvil ha estado trabajando duro para tratar de equilibrar el rendimiento entre los coches turbodiesel y los aspirados V8, como el nuestro. Es un proceso que está marcha y, mientras tanto, es posible que uno nunca esté completamente contento con la normativa. Pero tenemos confianza en que los últimos cambios nos dan más opciones para ganar”, dijo Glyn Hall, responsable del Toyota GAZOO Racing Sudáfrica.

“El Dakar es, sin duda, la carrera más dura del mundo. Las temperaturas, el terreno, la altitud y la navegación juegan papeles clave. Pero es este es el desafió por antonomasia y estamos deseando continuar nuestra búsqueda de la gloria en enero”, añadió Hall.

PorDiego Durruty