Dakar

11/01/2017

El clima vs. el Dakar

Las malas condiciones climáticas obligaron a cancelar dos etapas. Joan Barrera Bort se quejó por la anulación de Salta-Chilecito.

Los participantes de la edición 2017 del rally Dakar no tienen como único rival a los intrincados recorridos propuestos por la organización, sino también a las malas condiciones climáticas que volvieron a afectar el normal desarrollo de la prueba.

Esta vez un alud en la localidad jujeña de Volcán afectó el martes la llegada en horario de los participantes al campamento de Salta, algo que obligó a los responsables de la prueba a anular la novena etapa de este miércoles entre Salta y Chilecito para reagruparse y darles tiempo a pilotos y equipos de descansar y acondicionar todo para los últimos días de competencia. De esta manera, el tramo se realizará en enlace y la aventura dakariana perderá su gran atractivo: el especial Súper Belén de 406 kilómetros.

La llegada de la caravana a Bolivia trajo los primeros inconvenientes. El viernes 6 se tuvo que acortar la prueba especial entre Tupiza y Oruro, mientras que el sábado 7 se anuló la etapa entre Oruro y La Paz, donde el domingo 8 se efectuó el día de descanso. Las dos etapas siguientes, La Paz-Uyuni y Uyuni-Salta, también sufrieron un recorte en su recorrido por la imposibilidad de transitar los caminos previstos originalmente.

Días atrás, parte de la asistencia ya se había visto complicada por los desbordes de ríos.

Días atrás, parte de la asistencia ya se había visto complicada por los desbordes de ríos.

Los motociclistas, que el martes fueron los primeros en salir a la ruta a las 4 de la mañana, llegaron al vivac salteño pasadas las 22 y muchos se enteraron en ese mismo momento de la segunda anulación de la carrera en cuatro días. Algunos la aceptaron de buen grado y otros protestaron.

“Nosotros como pilotos debemos acatar la decisión de la organización, aunque en mi caso me complica porque era una especial en la que tenía pensado atacar. Pero hay situaciones que trascienden lo deportivo, como es este caso.  Ante lo que ocurrió la carrera pasa a un segundo plano”, le dijo a dpa el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), quien marcha segundo en la clasificación de motos a 20 minutos del inglés Sam Sunderland (KTM).

“Lo que está pasando es algo que la organización no puede controlar. Entiendo que se tomó esta decisión porque no se tenían más alternativas. Obviamente, es un poco frustrante porque todos venimos para correr y los fans también nos querían ver corriendo”, afirmó el propio Sunderland.

El alud que complicó la actividad del Dakar. Impacta.

El alud que complicó la actividad del Dakar. Impacta.

“Me parece que la anulación es correcta porque se trata de una cuestión de seguridad. No hay que pensar tanto en nosotros, los profesionales, sino en los amateurs”, dijo el español Juan Pedrero García, piloto oficial Sherco.

A quien no le cayó demasiado bien la cancelación fue al español Joan Barreda Bort (Honda), quien marcha noveno en la categoría de las dos ruedas por una penalización de una hora al cargar combustible en un lugar prohibido. Con esta segunda anulación la estrella de la casa nipona pierde una buena chance de recuperar terreno. “Aunque fuera primero, me gustaría que se corriera. Quieran o no este Dakar está quedando un poco descafeinada (sic) porque faltan kilómetros de carrera. Habría que buscar otra solución, se podría haber aplazado todo un día para hacer el reagrupamiento y correr Súper Belén un día más tarde. Me parece que cancelar la etapa fue lo más fácil”, disparó.

Sin dudas, las malas condiciones climáticas reinantes en buena parte de Bolivia y el norte argentino le restaron brillo a esta edición del Dakar que se había promocionado como la más dura, algo que los propios protagonistas confirmaron tras los primeros días de carrera. Tras el reagrupamiento de este miércoles, la acción del Dakar volverá con la décima etapa entre Chilecito y San Juan. Serán 751 kilómetros de los cuales 449 corresponden a la prueba especial.

 

Fotos: ASO.

PorDiego Durruty (enviado especial)