Dakar

06/01/2017

Y tenían razón…

Con cuatro de las 12 etapas del Dakar ya disputadas, la competencia demostró su extrema dureza.

El Dakar cumplió el primer cuarto del recorrido de la edición 2017 y con cuatro etapas disputadas quedó demostrado que, efectivamente, la dureza es una de sus principales características.

Ya desde el mismo inicio en las cercanías de Asunción, Paraguay, donde se realizó el primer tramo cronometrado, algunos protagonistas tuvieron problemas. El polaco Rafal Sonik, candidato a ganar en quads, sufrió un aparatoso accidente que lo dejó retrasado en la clasificación. En ese pequeño tramo de 39 kilómetros el qatarí Nasser Al-Attiyah penó con los problemas de temperatura de su Toyota y, aunque ganó la selectiva, debió ser remolcado por sus compañeros hasta el campamento de Resistencia, en la provincia argentina de Chaco. A otros participantes les fue peor el francés Sébastien Souday, de la categoría cuatriciclos, y el polaco Jakob Piatek, de motos, se fracturaron las muñecas por sendas caídas y debieron abandonar.

En la segunda etapa, entre Resistencia y Tucumán, el que no tuvo fortuna fue el español Xavi Pons, a quien se le desprendió una de las ruedas de su Ford al salirse de la pista.

La tercera etapa, que unió Tucumán y Jujuy, fue letal para Al-Attiyah. En su intento de alcanzar al francés Sébastien Loeb, líder de la prueba, chocó una roca y perdió una de las ruedas de su Hilux. “Tendré que esperar al próximo Dakar para intentar ganar. Va a ser un año muy largo…”, dijo el qatarí, quien decidió no largar la etapa siguiente. Este tercer día de acción también fue problemático para sus compañeros, el español Nani Roma y el sudafricano Giniel De Villiers, quienes se retrasaron por diferentes inconvenientes. Otro que probó la dureza de esta primera jornada en la altura fue el español Joan Barreda, quien cayó sobre un cactus y terminó con la mano izquierda herida, aunque eso no le impidió vencer en el tramo.

La etapa entre Jujuy y Tupiza, ya en territorio boliviano y con dunas a más de 4.000 metros, también fue extrema. El australiano Toby Price, campeón en motos en 2016, se cayó cuando iba ganando la especial y se fracturó el fémur de la pierna izquierda. El español Carlos Sainz volcó y sumó un nuevo abandono. Además, el argentino Gastón González y el checo Josef Machacek, ambos de cuatriciclos, se cayeron y se rompieron la clavícula.

Con tres cuartas partes del Dakar 2017 aún por recorrer nadie lo duda: esta edición se ganó bien su fama de dureza extrema.

PorDiego Durruty (enviado especial)