Dakar

06/01/2017

El Matador y su mala racha

Con el abandono de ayer, Sainz acumula cinco Dakar consecutivos sin poder terminar. Además, no es la primera vez que queda afuera por un fuerte accidente…

A falta de apenas ocho kilómetros para terminar el especial de 416, Carlos Sainz se vio involucrado en un impactante accidente, al tomar de manera temprana una curva a derecha en la zona montañosa cercana a Tupiza, lo que hizo que golpeara contra el interior de la misma (donde estaba la montaña) y saliera despedido al exterior, dando varias vueltas de campana y cayendo por un barranco de 15 metros.

Esa fue la última experiencia de El Matador en el Rally Dakar 2017, acontecida ayer. Por la espectacularidad del incidente, fue casi un milagro que tanto piloto como copiloto (Lucas Cruz) salieran ilesos. Eso sí, el coche no pudo ser reparado para hoy, por lo que debieron decirle adiós al rally raid.

 

 

El madrileño descubrió la carrera más dura del mundo después de retirarse del WRC en 2005 tras lograr dos títulos (1990 y 1992) y 26 victorias. Desde que arribó al universo dakariano (en 2006) siempre estuvo entre los candidatos al triunfo, aunque en su historial figuran más decepciones que alegrías. Con el abandono de ayer ya acumula seis deserciones, cinco de ellas en el último lustro.

Aclarando que no compitió en 2012 (ante la decisión de VW de cambiar el Dakar por el WRC, Sainz se tomó una edición de descanso), el español no llega a la meta de la exigencia más dura del mundo desde 2011, cuando culminó 3° con la Volkswagen Touareg. En ese lapso, ni en sus dos intentos con un Buggy (2013 y 2014) ni en las últimas tres ediciones con Peugeot ha logrado culminar.

Si bien el accidente de hace apenas horas fue más que importante, no es la primera vez que el vencedor en 2010 de la prueba sufre un golpe de esa magnitud. En la primera visita a Sudamérica (2009), venía venciendo con 27 minutos de ventaja sobre su perseguidor, y solo le faltaban tres días para finalizar, cuando se cayó por un barranco en la zona de Fiambalá, perdiendo toda chance siquiera de llegar a Buenos Aires. Para peor, su copiloto de entonces, Michel Perrin, sufrió la fractura de la clavícula izquierda.

El fuerte accidente en 2009, cuando venía ganando, en la zona de Fiambalá.

El fuerte accidente en 2009, cuando venía ganando, en la zona de Fiambalá.

En 2014, luego de completar el primero de los dos tramos de velocidad de la Etapa 10, sufrió un fuerte golpe en pleno camino de enlace, dando nuevamente varias vueltas en el aire, debiendo decirle adiós a su experiencia con el Buggy.

Con el Buggy SMG, en 2014, desertó a apenas tres días para el final.

Con el Buggy SMG, en 2014, desertó a apenas tres días para el final.

En las últimas dos ediciones fue la mecánica la que le jugó una mala pasada. Primero un turbo (2015) y después un separador de la caja de cambios y el motor (2016) le han impedido llegar con el Peugeot 2008 DKR. En la actual competencia, con el nuevo modelo se renovaron las esperanzas, pero el final volvió a ser el mismo.

Sainz, de 54 años, ha tenido en los últimos tiempos más amarguras que alegrías. Veremos si en el futuro puede cambiar el rumbo…