Turismo Carretera

06/05/2019

Bajo la lupa

Los pilotos de TC opinaron sobre el renovado Juan Manuel Fangio de Rosario. Los trabajos en el circuito se terminaron con lo justo.

Las obras del renovado Autódromo de Rosario Juan Manuel Fangio se terminaron sobre la hora. El jueves los equipos se estaban acomodando en los boxes y en la pista se seguían los trabajos. Por eso el asfalto quedó muy sucio y eso se hizo notar en las primeras tandas de entrenamientos (hubo tres el viernes) en las que los pilotos hicieron lo que pudieron.

Tras ese primer contacto, los corredores teceista brindaron su opinión sobre este trazado trabado y corto para el TC (4.000 metros). “No fueron las condiciones ideales para estrenar una pista, pero bueno, se dieron las condiciones así. Aunque tiene características lindas”, sostuvo Josito Di Palma (Dodge). “En la primera tanda nos hubiese gustado tener una mejor condición de pista ya que estaba muy sucia”, dijo Gabriel Ponce de León (Ford). “Es lenta, pero divertida para manejar”, aseguró Juan Manuel Silva (Ford). “Estaba muy sucia así que la impresión no fue buena”, agregó Emiliano Spataro (Torino).

“No hay espacio. Si alguien hace un trompo es difícil esquivarlo. También venimos todos apretados en la misma línea”, comentó José Manuel Urcera (Chevrolet). “Hubiese sido mejor que la última curva se haga sobre el curvón peraltado y eso permitiría más sobrepasos porque le daría lugar a un auto para que vaya por adentro y el que va por afuera perdería grip”, afirmó Jonatan Castellano (Dodge). “Tiene muchas curvas y es desgastante”, manifestó Mariano Werner (Ford). “Es muy difícil el sobrepaso porque tiene curvas cerradas”, concluyó Juan Martín Trucco (Dodge).         

PorDarío Coronel