Turismo Carretera

15/04/2019

¿Qué les pasa?

Canapino y Castellano pasaron de definir el título de 2018 a penar en 2019. Ambos buscan recuperarse.

Cumplido un tercio de la etapa regular se empieza a armar el cuadro de los posibles clasificados a la Copa de Oro. Hay dos que son referentes de sus marcas y que pelearon el título del año pasado, pero por ahora están fuera de la pelea: Agustín Canapino (Chevrolet), y Jonatan Castellano (Dodge).

La Chevy de Canapino no es la de 2018 y hasta llegó a deslizar un posible parate… Llama la atención ya que el Titán tiene como chasista a uno de los más importantes de la categoría como su padre, Alberto. Este fin de semana el campeón clasificó 13º a 755/1000 del poleman José Manuel Urcera (Chevrolet). Fue 5º en su serie y 13º en la final. Es 19º en el certamen. En la próxima fecha en Rosario podría estrenar coche. 

Caso similar es el de Castellano. “Nos está costando ‘encontrar’ el auto. Confío en mi ingeniero, Sebastián Prósperi, que nos va a sacar adelante”, admitió el Pinchito, que fue 15º en la clasificación a 832/1000 de la referencia. Culminó 6º en su batería y en la carrera decisiva ocupó el 12º lugar. Es 13º en el torneo.

Quedan ocho fechas para definir quiénes entrarán en el playoffs y tanto Canapino como Castellano deberán recuperarse si quieren pelear otra vez por la corona.  

PorDarío Coronel