Turismo Carretera

11/02/2019

Pilotos desunidos

Matías Rossi, que no corrió en Viedma por estar suspendido, dijo que no esperaba solidaridad de sus colegas por su sanción.

Esta primera fecha del TC en Viedma tuvo la baja importante de Matías Rossi. El piloto de Ford cumplió con su fecha de suspensión por sus declaraciones en el cierre del campeonato anterior en San Nicolás. El Misil había dicho que sufrió “el robo más grande de su carrera" por el recargo que le aplicaron a causa de los pontonazos a Jonatan Castellano (Dodge) en la serie en la que ambos largaban en la primera fila y peleaban por el campeonato.

A 710 kilómetros de Viedma, el piloto de Del Viso habló sobre el tema. Fue en la tradicional Fiesta del Automovilismo de Balcarce. Allí el campeón 2014 de la popular categoría admitió que no esperaba el apoyo de sus colegas. "La suspensión tiene que ser por algo que pase en la pista, no por declaraciones... No esperaba el apoyo de mis colegas. El que lo haya hecho está bien y el que no también. Este es un ambiente muy competitivo donde somos pocos los que opinamos de forma genuina. Muchos lo hacen a favor de la categoría para quedar bien y obtener favores y demás... Yo no espero nada. Estoy tranquilo con mi forma de ser. Ahora pienso en ser competitivo para cuando vuelva en Neuquén", dijo Matías, que primero recibió una suspensión de dos fechas y 200.000 pesos, pero luego de apelar la medida se la redujeron a la mitad en ambos aspectos.

En el mismo evento balcarceño, el que también opinó sobre el caso fue Juan María Traverso. Acerca de los comentarios del Misil sobre la actitud de los otros corredores, el múltiple campeón sostuvo: “En ese aspecto cambió el automovilismo actual. No lo entiendo ni tampoco trato de entenderlo. Yo me quedo con el sistema que teníamos nosotros. Los pilotos éramos un grupo, compartíamos, nos matábamos en la pista, pero abajo del auto éramos un grupo unido y hacíamos las cosas bastante bien".

CONTROLES DE ALCOHOLEMIA

Desde la próxima fecha en Neuquén la ACTC realizará controles de alcoholemia. Serán por sorteo durante los tres días de actividad. Según explicó el médico de la categoría, Rodolfo Balinotti, “así como desde hace casi 15 años hacemos los controles antidoping (NdeR: no son en las carreras) desde la próxima competencia vamos a incluir los controles de alcoholemia. Los pilotos deberán estar disponibles. El que no concurra a hacerse el análisis será excluido del evento y pasará penalidades de la CAF. Esta información será publicada los martes en el reglamento deportivo previo a cada fecha”. 


PARQUE REDUCIDO

El TC tuvo en Viedma un total de 38 máquinas. Pero para la segunda fecha en Neuquén habrá retornos. Serán los del suspendido Matías Rossi (Ford); Lionel Ugalde, quien está armando un Torino y Mariano Altuna, que cerró su retorno con un Dodge del Uranga Racing. Otro que trabaja para volver es Julián Santero, quien se ausentó en este arranque por falta de presupuesto. El mendocino correrá este año con un Ford que será atendido por un equipo satélite del Dole Racing ya que por reglamento no pueden compartir estructura un auto del Óvalo y un Chevrolet, en este caso el de Gastón Mazzacane.

PorDarío Coronel