Turismo Carretera

11/02/2019

Campeón complicado

Agustín Canapino arrancó la defensa de su título con un 15º lugar tras un fin de semana con muchas dificultades.

"Mi objetivo será ser el mejor piloto de Chevrolet", le dijo Agustín Canapino a CORSA en la previa al arranque del campeonato de TC. Pero ese cometido no pudo cumplirlo en el comienzo de la temporada disputada en Viedma, donde el arrecifeño tuvo un fin de semana difícil.

En los tres entrenamientos el Titán resultó 15º, 17º y 10º. Y luego no pudo ratificar su meta en la clasificación donde las mejores Chevy fueron las del equipo JP Carrera con el poleman, José Manuel Urcera y Guillermo Ortelli (4º). En esta instancia el arrecifeño fue 13º, pero ganó un lugar ante el recargo de 6/10 por cambio de motor que sufrió Valentín Aguirre (Dodge), quien clasificó 5º y quedó 18º

"En el primer ensayo puse un juego de gomas que no funcionó bien. Cuando pusimos el segundo juego el auto volvió a hacer cosas más normales. Arrancar el año y estar entre los 15 primeros en la clasificación es muy bueno", contaba un conforme Agustín el sábado a pesar de no pelear adelante. "Estoy contento con el rendimiento en general. Quizás no estamos finos con el balance, pero el auto respondió bien. La idea era terminar entre los diez para sumar puntos", indicaba ayer por la mañana.

En su serie largó cuarto y perdió varias posiciones terminando 12º sobre 13 competidores debido a "una falta de performance", según explicó su padre Alberto Canapino, quien además es el responsable técnico de su auto. Pero, por si fuera poco, a metros de finalizar su batería tuvo un toque con Christian Ledesma (Chevrolet). “Me sorprendió lo que hizo Christian (Ledesma)”, contó Canapino. “Agustín pisa afuera, pierde el auto y por eso nos tocamos”, respondió el marplatense.

Ya en la final Canapino largó 35º y si bien pudo avanzar hasta ser 15º, no cumplió con su objetivo de ser el mejor representante del Chivo...

 

PorDarío Coronel