Turismo Carretera

24/12/2018

Balance 2018: TC

Repasamos lo que dejó la temporada para las principales categorías del automovilismo argentino. Comenzamos con el Turismo Carretera.

Contra viento y marea el automovilismo argentino pudo completar otro ejercicio. Como en todo balance hay puntos a favor y en contra. Hay que destacar cómo la actividad se mantuvo en un delicado panorama económico con un año que arrancó con un dólar a 18/20 pesos y terminó en 40. Fue enorme el esfuerzo que hicieron los protagonistas, en particular los pilotos y equipos, para cerrar una temporada muy brava por los altos costos. Todo en un marco de la ya conocida grieta institucional y dos televisoras que lejos de sumar, sigue restando. Con estos matices, que los motores no se hayan apagado, es más que meritorio para quienes con tanto esfuerzo practican este deporte cada vez más caro. A continuación, la primera de las cuatro entregas dedicadas a lo positivo y negativo de las categorías más importantes del país.

 

TURISMO CARRETERA

Sigue demostrando que es la más importante, no solo por sus 81 años de historia, sino también porque es la única que no regaló entradas en toda su temporada y contó con un promedio de público de 30.000 personas. La Copa de Oro tuvo por primera vez a las cuatro marcas con chances concretas de lograr la corona en la última fecha. Allí, en una definición caótica y dramática, Agustín Canapino pasó de la derrota en su serie a la gloria en la final gracias a acertar con las gomas para lluvia. Eso le permitió al Titán ser segundo y retener el cetro, dándole a Chevrolet su tercer campeonato seguido. Lo interesante es que si el título lo ganaban Matías Rossi (Ford), Facundo Ardusso (Torino) o Jonatan Castellano (Dodge), hubiese sido justo también.

Lo negativo de la categoría que preside Hugo Mazzacane fueron los trece cambios al reglamento técnico. Las quejas de los usuarios de las cuatro marcas estuvieron a la orden del día. A medida que se fueron dando los retoques quedó claro que los Ford fueron los más rápidos con diez pole positions (siete de Rossi) sobre trece clasificaciones, ya que en Termas de Río Hondo se largó por sorteo y en Buenos Aires, por ranking. Aunque vale destacar que esa supremacía de los Falcon no fue tal en carrera. Por lo visto en el mini torneo final y según lo anticipado a CORSA por el ingeniero Alejandro Iuliano, responsable técnico de la ACTC, no habría cambios para 2019.

Algo para modificar es el sistema de puntaje, al menos para el ganador. Es cierto que Alan Ruggiero (Torino) no ingresó en la Copa de Oro y se ausentó en La Pedrera, pero fue el más triunfador del año con tres éxitos y no peleó por el campeonato. También es verdad que su triplete victorioso fue en las últimas cinco fechas.

Algo negativo, que no escapa al resto del automovilismo, es lo costosa que está la especialidad: en la segunda mitad del año para ser competitivo un piloto tuvo que desembolsar un millón de pesos por carrera…

PorDarío Coronel