Turismo Carretera

10/12/2018

“Es un robo…”

El piloto de Del Viso estalló ante el recargo por el pontonazo a Jonatan Castellano en su serie. “Es injustificable”, disparó el Misil.

Alta tensión se vivió en la primera serie del TC en San Nicolás con dos de los máximos candidatos al título que largaron adelante. El tema fue peor cuando antes de llegar a la primera curva, el poleman, Matías Rossi (Ford) y Jonatan Castellano (Dodge) se tocaron. El Pinchito denunció al Misil, quien fue recargado, lo que generó su fuerte enojo.

Desde este año la ACTC incluyó en su reglamento deportivo que no se permitían más los toques laterales, más conocidos como “pontonazos”. Por infringir este punto la sanción podía ir desde un apercibimiento hasta una exclusión.

Rossi había ganado en pista la batería inicial, pero Castellano lo denunció acusando pontonazos de su rival. Los comisarios decidieron recargar a Matías por “maniobra peligrosa”, algo que le permitió a Jonatan ser el vencedor del parcial.

“Sufrí muchas injusticias, pero esta es la más grande. Es el robo más grande que recibí en mi carrera deportiva. Es un robo grande como una casa. Es una cosa de locos. Pensé que esto en algún momento se iba a parar. Me molesta mucho como deportista porque me golpean donde más me duele. Son roces de carrera peleando un campeonato. Lo que pasó hoy es injustificable ¡Qué línea, qué roce, ni nada…! Sé cómo pelear un título. Nunca choqué a nadie en una definición de campeonato”, sentenció Rossi, que en lugar de partir segundo en la final tuvo que hacerlo desde el quinto lugar y detrás del propio Castellano y su otro máximo oponente, Facundo Ardusso (Torino).

“Te das cuenta de la persona que es: sabe que por reglamento no podés ‘pontonear’ y él lo hizo. Estoy tranquilo con la denuncia que hice”, respondió Castellano.

Por último, Carlos Garrido, uno de los comisarios deportivos, se limitó a decir: “Los pontonazos están prohibidos. Lo hablamos con los pilotos y ellos lo saben”.     

PorDarío Coronel