Turismo Carretera

19/11/2018

Un velocista

En el circuito sanjuanino de El Villicum Matías Rossi logró su sexta pole position en el año y la novena para Ford. El Misil es una fija para ganar al título.

Ser la referencia en las clasificaciones del TC es algo destacado en una instancia donde suelen haber más de 20 autos en un segundo. Por eso sobresale lo que Matías Rossi viene haciendo en esta temporada donde ya llegó a seis pole position, de un total de nueve que tiene Ford sobre 14 fechas disputadas en 2018 (falta una).

Este fin de semana en el Circuito El Villicum, Rossi logró otro “1” siendo el único en bajar el 1m49s con un crono de 1m48s351 y sacándole 755/1000 a Facundo Ardusso (Torino). Con su performance el piloto de Del Viso ratifica por qué es el corredor más laureado en las clasificaciones de la popular categoría, con 35 en total en 244 carreras (una cada siete presentaciones). Le lleva tres a Guillermo Ortelli (Chevrolet), que en la cita sanjuanina llegó a 365 carreras y ahora lidera el historial de presentaciones. En el actual ejercicio el Misil rompió los relojes en Concepción del Uruguay, Concordia, Paraná, La Pedrera, Toay y en el autódromo cuyano.

“Acá la clave es el equipo, que si bien se llama Nova Racing, seguimos con la base del Donto Racing. Nos costó, pero con el tiempo se le fue agarrando la mano al Ford. La confianza que me entregan ellos me permite estar adelante. También que mi chasista, Alcides Piatti, con el que fui campeón en 2014, me haya acompañado en esta apuesta”, dijo Matías, que además superó su marca de hace cuatro temporadas cuando logró cuatro mejores tiempos clasificatorios, en el año que fue campeón con Chevrolet.

Aunque ayer el piloto de Del Viso se perjudicó por el estado de la pista en la primera serie donde si bien ganó, fue la más lenta de las tres. Pero en la final largó y terminó tercero. Rossi mostró todas sus cartas y ahora lidera la Copa de Oro. Va por su segundo título en el TC y el primero para él con Ford.   

PorDarío Coronel