Turismo Carretera

02/08/2018

Desde el fondo

Matías Rossi partirá último en los 1.000 Kilómetros de TC, producto de haber recibido tres apercibimientos en los últimos dos años.

El pasado domingo, luego de la disputa de la segunda serie del Turismo Carretera en Rafaela, resultó claro el enojo de Matías Rossi (Ford), quién con Agustín Canapino (Chevrolet) fue parte de una destacada lucha por el primer lugar. La reacción del piloto de Del Viso no tuvo relación con haber perdido aquel duelo, sino con la sanción que recibió por parte del comisariato deportivo de la ACTC por el leve “pontonazo” que le propinó a su rival al inicio de la batería.

Es que el campeón 2014 del TC recibió un apercibimiento por tercera vez en estos dos años (2017-2018), por lo que se le aplicará otra sanción en la próxima competencia a disputarse, tal como establece el artículo 44 del Reglamento Deportivo:

“Al acumular tres (3) apercibimientos, aplicados dentro de la categoría donde habitualmente participe el infractor, implicará la sanción automática a cumplir en el próximo evento donde compita, el que podrá consistir a criterio de la CAF de la ACTC, en un recargo de tiempo correspondiente a efectos de que el sancionado largue en la última ubicación de su serie”.   

En sintonía, y ya que en el próximo evento (los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires) no se disputarán series, la Comisión Asesora y Fiscalizadora (CAF) de la ACTC determinó que el Misil (que por Campeonato debía partir 13°) largue desde el último lugar la competencia de larga duración. Esta sanción es la misma que se aplicó con Mariano Werner (Ford) el año pasado, luego de que el paranaense alcanzara la misma cantidad de apercibimientos. Al igual que en aquella ocasión, lo determinado por la CAF es inapelable.

A favor de Rossi, la aplicación de la sanción será en una competencia atípica, en la que la ubicación de partida no jugará un papel determinante, tal como sucede en una fecha regular.