Turismo Carretera

11/06/2018

Pasó de todo

Siete punteros diferentes, roces, abandonos, varios autos rotos y polémicas en una carrera intensa de TC en Termas de Río Hondo que se largó por sorteo.

Foto: Prensa ACTC.

Con una hora de retraso según lo pautado y sin ninguna actividad por más de 180 minutos para el poco público presente -otra vez- en Termas de Río Hondo, el sábado pasadas las 19 horas se hizo el sorteo para el “Desafío de las Estrellas”, que ordenó la grilla de partida para la carrera del TC, que también tuvo una parada obligatoria en los boxes para recargar 40 litros de nafta.

Se armaron tres grupos por el ranking de 2017 y campeonato actual. Por ende los pilotos de punta largaron del puesto 31º al 45º. Desde el inicio hubo varios coches rotos como los de Juan Martín Trucco (Dodge), Gabriel Ponce de León (Ford), Mauricio Lambiris (Ford), Lionel Ugalde (Ford), Alan Ruggiero (Torino), Esteban Gini (Chevrolet) y Norberto Fontana (Chevrolet), que rompió dos veces su trompa. Daños que duelen mucho más en un momento económico difícil y donde se estarían necesitando 750.000 pesos de costo operativo por carrera… El que se mostró enojado fue Nicolás Pezzucchi (Dodge). “Me rompieron el auto pilotos de punta que hoy estuvieron atrás y le pegaron a todo el mundo”, en clara alusión a Silva, luego excluido.

El largar por sorteo le permitió a otros que suelen andar por atrás lucirse como Juan José Ebarlín (Chevrolet), que sacó la bolilla número 1 (foto) y lideró por 15 vueltas. También Leandro Mulet (Dodge), quien llegó a capturar el primer lugar al hacer un 2 x 1 y superar a Ebarlín y Emanuel Moriatis (Ford). El ex motociclista perdió tiempo en los boxes y luego desertó por un trompo cuando era quinto. Hubo otros cinco punteros: Luciano Ventricelli (Ford), Juan Pablo Gianini (Ford), Mariano Werner (Ford), Camilo Echevarría (Chevrolet) y el Pato Silva.

Más allá del sorteo, hay que valorar y repetir las carreras que superan la hora de duración porque entregan un plus ante el desgaste de las máquinas.     

PorDarío Coronel