Turismo Carretera

23/04/2018

Una crónica anunciada

Jonatan Castellano ganó en Concepción del Uruguay y se escapa en el torneo, pero el foco volvió a ser la polémica por el reglamento técnico.

Lo que se esperaba se terminó dando. Los idas y vueltas por los cambios técnicos que favorecieron a Ford marcaron la pauta de la cuarta fecha del TC, que se corrió en Concepción del Uruguay y que dejó en un segundo plano el gran triunfo de Jonatan Castellano (Dodge), que se afianzó en la punta del torneo.   

Desde que se anunció el retoque reglamentario a favor del Óvalo, acentuado en la aerodinámica, desde la vereda de enfrente empezaron las críticas que se potenciaron luego de ver en la clasificación entrerriana a cinco pilotos de la marca entre los seis primeros y seis entre el Top 10. Además, el 1-2 de los Falcon de Matías Rossi y Juan Manuel Silva.

“Acá hay que ser un poco egoísta, pero algunos se pasan y no ven la realidad. Ford el año pasado ganó cuatro carreras y peleaba. De golpe no pelea. ¿Cómo puede ser? Igual voy a hacer las quejas donde corresponde que es con la categoría”, dijo Christian Ledesma (Chevrolet/20º), integrante de la Comisión Directiva de la ACTC. “No voy a reclamar nada, ni a golpear puertas ni llevar la bandera de Chevrolet para quejarme. La gente se da cuenta de todo. Voy a hacer la mía. Vengo de ser campeón. El TC es así. Será muy difícil defender el ‘1’ con el reglamento así”, sostuvo Agustín Canapino (Chevrolet / 39º). “Había que sacarles un cachito de aerodinámica a los Dodge y no darle nada a los Ford. Si no se cambia el reglamento, no voy a pelear el título. Como está ahora, el campeón será un Dodge o un Ford”, contó Facundo Ardusso (Torino / 17º).

El podio de Concepción del Uruguay.

El podio de Concepción del Uruguay.

“En la época de Aventin como presidente se hicieron desarreglos más importantes en el reglamento. Hoy la ACTC busca que todas las marcas sean competitivas”, sostuvo Rossi, 22º en la final y retrasado por un toque en la serie con Mauricio Lambiris (Ford), quien largó 42º y terminó 16º. Fue llamativa la mala performance de Mariano Werner (Ford). “El auto anduvo muy mal. Perdido. El motor está bien”, dijo el entrerriano que fue 36º...

Este panorama dejó atrás la victoria de punta a punta en la final de Castellano, quien corrió con 20 kilos por su victoria en Neuquén. “El Pato Silva se me vino acercando y quise hacerle diferencia para alejarme. No es fácil ganar dos carreras de cuatro. Pero eso se consigue con un auto fantástico como el que tuve”, dijo el Pinchito, que se afirmó en la cima del certamen. “Hay que esperar con el tema del reglamento. Si Ford está pasado, habrá que verlo”, reconoció Silva, que fue segundo. “Estuve a punto de no venir porque en el rolo el motor no respondía. Nos llevamos un gran resultado”, resumió Gabriel Ponce de León (Ford), tercero.

Los reclamos de unos y las defensas de otros seguirán mientras el reglamento técnico esté abierto hasta que termine la etapa regular. La polémica no puede faltar en el TC, tan vieja, como los 81 años de la categoría.

PorDarío Coronel