Turismo Carretera

11/12/2017

Digno perdedor

Facundo Ardusso se quedó con las ganas de lograr el título. Su auto no estuvo a la altura de las circunstancias.

Los popes de Renault esperaban llevarse un éxito histórico con el título de Torino luego de 46 años de sequía. Pero eso no fue posible porque su máximo candidato, Facundo Ardusso, penó todo el fin de semana con una ida de cola en su auto. “Me preocupa el nivel del coche. Haré lo que pueda”, avisó antes de la final el piloto de Las Parejas. No se equivocó.

El santafesino partió décimo y se defendió como pudo, sin hacer ninguna maniobra sucia cuando Agustín Canapino lo pasó. “Es un privilegio y honor ganarle el título a Ardusso. En la última carrera él tuvo el peor auto y yo el mejor”, reconoció el campeón.

“Siento una amargura y una frustración muy grande. Desde cuando fui a la grilla de la final me di cuenta que el auto no estaba en condiciones. Igual el equipo hizo todo lo que pudo y quería ser campeón tanto como yo”, contó Ardusso, que fue décimo en La Plata. “No me faltó maldad y corrí como siempre. Para saber ganar hay que saber perder. Canapino es un justo y merecido campeón, por eso lo felicité”, agregó.

Por último ¿qué hubiera pasado si su compañero Emiliano Spataro lo dejaba ganar en Rafaela? Perdió seis puntos que hubieran valido el título. “Duelen esos puntos, pero no sé cómo hubiese respondido el auto en La Pampa con los 20 kilos…”

PorDarío Coronel