Turismo Carretera

11/12/2017

Nivel Dios

Agustín Canapino (Chevrolet) manejó como nunca y logró su segundo título de Turismo Carretera al terminar cuarto en la final de La Plata. El arrecifeño se consagró por 0.25 puntos de ventaja sobre Facundo Ardusso (Torino), que era el favorito. La carrera la ganó Julián Santero (Torino).

“Fue de película”, aseguró Agustín Canapino para ilustrar la definición del campeonato de TC, que lo tuvo como máximo protagonista al quedarse con su segundo título. El piloto de Chevrolet, que fue cuarto en la final que ganó Julián Santero (Torino), hizo una carrera heroica y dejó todo para avanzar en un circuito como La Plata que no ofrece muchos lugares de sobrepaso. La descripción fílmica a la que hizo alusión Canapino puede catalogarse como de ciencia ficción. Es que su labor fue de otro planeta; una verdadera hazaña en una definición apasionante y limpia, a diferencia de lo ocurrido el año pasado cuando la película fue de terror…

En una danza de ocho candidatos posibles, según las matemáticas, Agustín, Facundo Ardusso (Torino), que llegó adelante en las posiciones con ocho puntos de ventaja sobre el Titán, y Josito Di Palma (Torino) eran quienes más posibilidades tenían.

Canapino arrancó torcido y supo reponerse del despiste del viernes en la primera clasificación y posterior quita de tiempos por pisar una zona que era considerada fuera de la pista. El sábado fue el más rápido, pero los registros generales de la clasificación no se mejoraron por la alta temperatura. Su 17ª posición no era muy alentadora. “El viernes me excedí por querer ir más rápido que el auto. El sábado el destino quiso que la pista no estuviese en condiciones y tuve que aprender de eso para fortalecerme”, contó Agustín antes de largar su serie donde ganó dos lugares para terminar cuarto.

Pero fue en la final donde Canapino se convirtió en héroe. “Voy a dar todo por ser campeón”, prometió antes de largar y vaya si cumplió. Partió undécimo y no solo debía superar a Ardusso (noveno en la grilla) si no también ganar otras seis posiciones. Algo poco probable en un escenario donde superar autos es muy difícil y las carreras suelen ser aburridas. Ayer fue la excepción gracias a que Agustín tuvo otra remontada memorable superando a Carlitos Okulovich (Torino), al propio Ardusso, Josito Di Palma (Torino), José Manuel Urcera (Chevrolet), Lionel Ugalde (Ford), se favoreció por el pase y siga a Mauricio Lambiris (Ford) y en la última vuelta dio cuenta de Alan Ruggiero (Torino), logrando una diferencia en la Copa de Oro de 0.25 puntos sobre Ardusso (no le alcanzó su décima posición), siendo el cierre más apretado en los 80 años del TC y dándole un final cinematográfico al asunto, como dijo el piloto arrecifeño. Su última faena no fue un accidente. En tres de las cinco fechas de la Copa de Oro ganó 21 lugares: en Rafaela partió 12º y terminó 4º, en Comodoro Rivadavia arrancó 8º y culminó 2º y ayer ganó siete puestos con seis superaciones en pista. Con 27 años el Titán suma 12 campeonatos en 11 temporadas.  

 

 

“Estoy shockeado. No lo puedo creer. Esto es para Guido Falaschi y para Mauro Giallombardo, a quien iré a visitar dentro de poco. También para mi viejo, con el que siempre logré todo en el TC. Nunca hay que darse por vencido y lo que pasó hoy lo demuestra”, contó el campeón recién terminada la carrera. “Si bien corrí dejando todo, fiel a mi estilo, realmente nunca pensé que podía ser campeón en el contexto que se dio la final Me costó mucho superar a Ardusso y con Ruggiero también se me complicó”, le dijo el campeón a CORSA. Luego explicó que “por primera vez en muchos años corrí con un buen presupuesto. Tuve un gran motor de Fernando García (NdeR: se retiró tras esta carrera) a quien le agradezco por todo y ahora sé que también habrá buenos fierros con Lucas Alonso (NdeR: desvinculado del Nova Racing)”. Por último se permitió una reflexión: “Cuando logré mi primer título tenía 20 años y pensaba que siempre tenía razón, me costaba admitir mis errores. Aprendí mucho en estos años y maduré”. 

La victoria fue para Santero.

La victoria fue para Santero.

Como suele pasar en las definiciones, el triunfo de Santero se vio opacado por la consagración de Canapino. Pero es para destacar su tarea. “Sirve mucho esta victoria y tengo renovadas expectativas. Arranqué ganando y luego perdimos el rumbo con el equipo, eso sumado al cambio de motorista. En 2018 es casi seguro que sigo con el Dole Racing”, le dijo el cuyano a La Única. El podio lo completaron Christian Ledesma (Chevrolet) y Gastón Mazzacane (Chevrolet). El Rayo sigue sin poder ganar en el TC. Hizo la pole position, ganó la segunda serie más veloz y en la final superó rápido a Lambiris, quien luego lo tocó y por eso fue sancionado. El retraso del platense lo aprovechó Santero para alcanzar su segundo éxito en la popular categoría en su primera temporada.

Para terminar y volviendo con Canapino, viene de lograr su séptimo título en el Top Race. Ayer se consagró otra vez en el TC. Y el fin de semana próximo irá por otra hazaña para retener su corona en el Súper TC 2000. El panorama es mucho más complicado y Ardusso tiene mucho a favor, pero con Canapino todo es posible ¿queda alguna duda?    

PorDarío Coronel