Turismo Carretera

25/09/2017

En desacuerdo

Matías Rossi no compartió las sanciones que recibió por romper el motor en Concordia. El Misil criticó a la CAF y a sus colegas.

Respetuoso, pero sin guardarse nada, como siempre, Matías Rossi dejó en claro su disconformidad con las sanciones, deportiva y económica, que recibió por parte de la Comisión Asesora y Fiscalizadora (CAF) de la ACTC tras la rotura del motor en la pasada fecha de Concordia.

El Misil tuvo un apercibimiento y una pena de 50.000 pesos por no haber corrido su Ford fuera de la pista luego de romper el impulsor a 500 metros de la meta, jugándose su ingreso a la Copa de Oro. El criterio de la CAF para su medida fue que Rossi, al haber mantenido su Falcon en el radio ideal, hizo que la pérdida de aceite afecte a otros competidores como

Omar Martínez (Ford), Juan Pablo Gianini (Ford) y Gastón Mazzacane (Chevrolet), quienes protagonizaron un triple choque.

“No comparto la decisión de la CAF. Cuando declaré ante ellos sus cuatro integrantes me felicitaron porque gracias a mi pericia conductiva se evitaron consecuencias más serias. Por eso me fui tranquilo, pero luego me enteré de la sanción y esto me desconcertó… Mi sanción es una demostración de poder de la ACTC”, disparó el piloto de Del Viso. En respuesta a ello, Hugo Mazzacane, presidente de la categoría, sostuvo que “no fue una demostración de poder la sanción a Rossi. El poder se demuestra de otra manera”.

En la competencia entrerriana Rossi fue décimo y con lo justo logró su clasificación al mini torneo final. Aunque el tema podría haber sido peor para el campeón 2014 ya que los comisarios deportivos habrían analizado excluirlo. “Habría sido una locura esa sanción”, dijo Rossi, a quien tampoco le gustaron las críticas de varios de sus colegas por este asunto. “Los pilotos, lamentablemente, son muy ventajistas, pero yo no entro en ese grupo… Cuando tienen que tirar para el lado de la justicia no lo hacen y todos se callan. Son muy pocos lo que acompañan, el resto se calla para quedar bien políticamente”. Contundente, como siempre, Matías Rossi.

PorDarío Coronel